mujer

Cómo enseñarle a un niño a cepillarse los dientes

Como ensenarle a un nino a cepillarse los dientes 1
evgenyatamanenko/iStock/thinkstock

Se estima que más del 40% de los niños tiene caries cuando ingresan al kínder. En esta etapa de crecimiento, los problemas dentales son cinco veces más comunes que el asma y 7 veces más frecuentes que la fiebre. Dada esta realidad, es fundamental ser precavidos y conocer cómo enseñarle a un niño a cepillarse los dientes

Cuándo comenzar

Como ensenarle a un nino a cepillarse los dientes 2
Choreograph/iStock/thinkstock
El momento ideal para enseñarle a tu hijo cómo cepillarse los dientes es a los 2 o 3 años. A partir de esta edad, es recomendable que sea él quien comience a velar por el bienestar de su boca. Ahora bien, no pretendas que el aprendizaje sea automático. Tendrás que ser paciente, puesto que es probable que realizar un buen lavado de dientes le lleve un par de años. Esto se debe a que tu niño a esa edad aún no tiene plenamente desarrolladas todas las habilidades motoras que se requieren para desempeñar esta tarea a la perfección. Por tanto, tendrás que supervisarlo hasta que cumpla los 6 o 8 años.

Cómo hacerlo

Como ensenarle a un nino a cepillarse los dientes 3
Vicki Reid/iStock/thinkstock
Primero que nada, elige un cepillo de cerdas suaves y con un mango que se ajuste a la mano de tu hijo. Elige una pasta de dientes con flúor y procura no abusar de ella. Luego de que el proceso de lavado haya finalizado, es importante que, para evitar que se trague grandes cantidades de flúor, verifiques que tu niño haya escupido toda la pasta y se haya enjuagado bien la boca. 

Para que tu hijo entienda bien lo que debe hacer, tendrás que mostrárselo tú mismo. Así que comienza por lavarte la parte interior de los dientes, colocando el cepillo en un ángulo de 45° con las encías -es fundamental que respetes este ángulo si quieres remover toda la placa. Procura que tus movimientos sean firmes y circulares. Acto seguido, dedícate a limpiar el lado exterior de las piezas dentales y, finalmente, la cara superior y la lengua. 

Haz que el lavado de dientes se convierta en un hábito familiar. Y, si quieres comprobar qué tan bien tu niño se está higienizando la boca, haz que visite al dentista con regularidad. De esta manera, mantendrás a su boca libre de caries y de todo tipo de enfermedades bucales.