mujer

Cómo potenciar el autocontrol emocional en los niños

como potenciar el autocontrol emocional en los ninos 1
Dejan Ristovski/iStock/Thinkstock

Autocontrolarse no siempre es tarea fácil para un adulto, así que imagina para un niño. El autocontrol necesita la capacidad de inhibir ciertos impulsos para que una persona sea capaz de elegir y razonar sus reacciones en un proceso previo de reflexión previniendo las posibles consecuencias a su conducta. ¿Quieres saber cómo mejorar el autocontrol en los niños? ¡Acompáñanos con la lectura!

Potenciar el autocontrol emocional de los niños... ¿suena difícil, verdad? No lo es tanto cuando acaba interiorizado, resulta una habilidad muy necesaria en nuestra sociedad actual y por eso recomiendo encarecidamente a todos los padres que enseñen autocontrol a sus hijos, pero siempre desde su ejemplo, puesto que el ejemplo es el mejor maestro. 

Es a partir de los seis años cuando un niño ya tiene la suficiente maduración a nivel neurológica para poder desarrollar habilidades cognitivas para llegar al autocontrol, un ejemplo sería el pensamiento interno, la conciencia de las propias conductas, la posibilidad de anticipar las respuestas emocionales de los adultos ante sus conductas, la voluntad y sobre todo, el manejo de la frustración.

como potenciar el autocontrol emocional en los ninos 2
Susanne Dittrich/Fuse/Thinkstock

Consejos para mejorar el autocontrol de los hijos

A continuación te presento algunos consejos para mejorar la capacidad de autocontrol en los hijos, veamos:

Aprender a esperar

Enseñar a tus hijos esta capacidad es fundamental, puesto que se trata de un aprendizaje imprescindible que se produce en la infancia y sirva para conseguir ser personas con control sobre sí mismo. Sabiendo esperar se es capaz de establecer metas, perseverar para conseguirlas, resistir al fracaso y a las posibles frustraciones que se presenten en la vida.

Deja que aprendan del error

Todos los padres queremos que nuestros hijos crezcan sin sufrir en absoluto siendo felices al 100%, pero esto puede ser un error. Es imposible ayudar a crecer a un hijo si no aprende a tolerar pequeñas frustraciones. Que un niño no se frustre nunca (con padres sobreprotectores) es igual o incluso más perjudicial que aquel niño que se frustra constantemente (con padres autoritarios).

Aprender a reflexionar

Todo adulto puede ayudar a un niño a aprender a utilizar el diálogo y el lenguaje como un modo de reflexión, de plan y análisis para que el entorno pueda comprenderlo mejor, contemplando las situaciones y poder tomar decisiones con criterio propio. Cuando existe un conflicto y las emociones se ven desmesuradas es mejor enfriar la intensidad emocional esperando y así poder reflexionar y tomar conciencia de lo ocurrido. De este modo los niños van interiorizando las autoinstrucciones y éstas empezarán a guiar su conducta para que ser más reflexivo y responsable. 

como potenciar el autocontrol emocional en los ninos 3
Osuleo/iStock/Thinkstock

Cómo demostrar autocontrol frente a los hijos

Los padres siempre son y serán el ejemplo número 1 para cualquier hijo, deben ser un modelo de conducta positivo dando respuesta a situaciones de tensión (como el estrés, la prisa o el cansancio). Pero es bien cierto que sin darnos cuenta hay días que sin querer nos sentimos desbordados y podemos perder el control. Este es un motivo para ofrecerte algunas técnicas para funcionar adecuadamente cuando tu estado emocional esté en un punto alto.

Expresa siempre los sentimientos

Es imprescindible ser consciente de aquello que se siente y darse cuenta de cómo se está reaccionando ante la situación. 

Tómate tiempo

Si te sientes desbordada en algún momento, párate, respira hondo y cuenta hasta 10 antes de reaccionar o pegar una voz.

Pon distancia

Tomar distancia en tiempo y espacio ayuda a que tu emoción desmedida se regule y de disuelva. Para ello no debes alimentar el conflicto y los pensamientos negativos con tu pensamiento.

Deporte

Practicar deporte en familia, como caminar, bailar, correr...ayudará a canalizar cualquier tensión que se haya acumulado en el hogar de manera positiva.