mujer

El cansancio en los adolescentes

El cansancio en los adolescentes 1
Fuse/Thinkstock

El que hasta hace unos días era un niño activo y lleno de energía, hoy parece estar todo el tiempo cansado, le cuesta despertarse y vive “aplastado”. El cansancio en los adolescentes es algo bastante común y está directamente relacionado con los hábitos de sueño durante esta etapa de cambios.

Demasiado poco, demasiado pronto

El gran problema de los adolescentes de hoy en día es su agenda: en general, los horarios de los colegios suelen ser muy temprano -a las ocho de la mañana o incluso antes-, por lo que los adolescentes deben levantarse muy temprano para llegar a tiempo.

Los estudios demuestran que los jóvenes en esta edad necesitan justamente lo contrario: dormir tarde y despertarse tarde. Es un tema biológico y sociocultural al mismo tiempo: tienen un aumento de las actividades sociales y educativas.

Además, los adolescentes suelen tener un día muy ocupado y lleno de actividades que no les permite tener tiempo libre y momentos de descanso que les permitan luego tener un mejor sueño por la noche.

El cansancio en los adolescentes 2
Fuse/Thinkstock

Todo esto les produce cambios de humor más notorios: el cansancio los hace estar más enojados, estar apáticos, no sonreír, hablar menos.

Problemas en el sueño

Durante la adolescencia es posible que aparezcan numerosos desórdenes del sueño como la apnea, la narcolepsia, insomnio y desórdenes del ritmo circadiano. Por eso, los padres deben plantearse si los problemas en el sueño están interfiriendo con la rutina diaria o causando problemas en el humor de tus hijos. En algunos casos será necesario hablar con un médico para solucionar el problema.

Ronquidos, el síndrome de las piernas inquietas -con hormigueos continuos por la noche-, problemas para dormir hasta las dos de la madrugada u otra incapacidad para dormir a horas normales, problemas para despertarse. Fijate en estos hechos para ver cómo ayudar a tu hijo.

El cansancio en los adolescentes 3
iStock/Thinkstock

Crear buenos hábitos de sueño es fundamental para que tus hijos no estén cansados y permanezcan alerta durante esta etapa tan importante. Las computadoras, videojuegos, televisión afectan al sueño si son utilizados antes de dormir, ya que proveen demasiada luz que puede afectar con el ciclo circadiano normal y estimulan demasiado.

Hacer actividades tranquilas antes de dormir, como leer, ducharse, conversar, o escuchar música es crucial para un buen sueño. Los padres deben tener en cuenta que sus hijos necesitan al menos diez horas de sueño por noche a esta edad, y que aún pueden controlar la hora de irse a la cama. Si tu hijo se levanta de la cama sin problema y no necesita un descanso extra los fines de semana significa que está durmiendo lo suficiente.

¿Tu hijo adolescente está cansado? ¿Crees que es importante generar buenos hábitos de sueño en tus hijos? ¿Cómo lo haces en tu casa?