mujer

Mitos sobre el sol y los niños

Mitos sobre el sol y los ninos 2
iStockphoto/Thinkstock

Debemos proteger a los niños del sol: cada vez está más fuerte, su piel es delicada y los daños en la piel son irreparables, incluyendo cosas tan graves como un cáncer de piel. Pero, ¿quién no ha escuchado algunas vez mitos sobre el sol y los niños? Quiero desmentirte alguno de ellos, así puedes proteger correctamente a tus pequeños y a ti.

Mitos sobre el sol

Broncearse está bien, quemarse no

Aunque una sola quemadura solar aumenta al doble las posibilidades de desarrollar melanoma, los niños están en riesgo aunque solo se hayan bronceado, ya que no es qué tan grave es la quemadura, sino la cantidad de sol que hayas recibido.

Una sombrilla bloquea el sol

Aunque la sombrilla puede ayudar, no bloquea todos los rayos UV, por lo que aún estamos en riesgo de quemarnos. Lo ideal es que permanezcamos debajo de ella y con protector solar también, especialmente cuando los rayos son muy fuertes.

Mitos sobre el sol y los ninos 1
Purestock/Thinkstock

El sol no puede pasar a través de las ventanas

Los filtros de las ventanas solo protegen sobre los rayos UVB, mientras que los rayos UVA siguen pasando a través de los mismos. Por eso, no debemos fiarnos y podemos ponernos protector solar en las zonas expuestas durante todo el año, pero especialmente en primavera y verano.

Demasiado protector solar causa deficiencia de vitamina D

El sol es el que nos ayuda a sintetizar vitamina D, por lo que muchas personas temen que usando un protector solar, sus hijos tengan deficiencia de la vitamina. Debes tener en cuenta que una pequeña cantidad de rayos UV pasan a través del protector, y además, con un consumo adecuado de alimentos -especialmente leche y naranja- es más que suficiente.

Mitos sobre el sol y los ninos 3
iStockphoto/Thinkstock

Si hace frío o está nublado no necesitas protector solar

Hasta el 80% de los rayos UV pueden pasar a través de las nubes, por lo que no debes guiarte por esto: el sol sigue haciendo daño aunque parezca estar ausente. En los países que cae nieve, el peligro es más grande, ya que esta refleja el 80% de los rayos, aumentando la exposición.

El 80% del daño del sol ocurre antes de los 18 años

En verdad, solo el 25% de nuestra exposición al sol de toda la vida se da antes de los 18 años. Por esta razón, no debemos dejar de preocuparnos por cuidar a los niños, pero también ocuparnos de nosotros mismos. Los niños a veces no prestan atención a lo que decimos, sino a lo que hacemos, por eso, hay que predicar con el ejemplo.

Estos son algunosmitos sobre el sol y los niños, ¿los conocías? ¿Cómo proteges a tu familia del sol?