Alimentación y sueño en recién nacidos

Convertirse en padres no es cosa fácil, ok, tenemos ya a nuestro pequeño o pequeña entre los brazos... Y ahora, ¿qué sigue?

Cuando se trata de cargarlos, verlos dormir y amamantarlos o darles el biberón todo parece simple, pero siempre habrá una que otra complicación que nos dejen con cara de interrogación y nos preguntemos qué hacer, sobre todo si somos padres primerizos.

Pero, no te preocupes; si bien como dice el dicho no se nace sabiendo ser padre, sí se va aprendiendo con las vivencias a las que nuestros propios hijos nos exponen. Pero para hacerte el viaje un tanto más simple, te presento a continuación algunos consejos básicos sobre el porqué y cómo de ciertos cuidados para los bebés. En esta ocasión, comentaré acerca de la alimentación y el sueño en los recién nacidos.

Las primeras comidas del bebé

Recuerda que el estómago de tu bebé es muy pequeño, por eso hay que darle varias tomas con pequeñas cantidades.

No te alarmes si regurgita, eso de comer, también es nuevo para él por lo que le llevará algún tiempo saber succionar sin tragar aire, por lo que es normal que entre tomas expulse algo de aire junto con leche. Para evitar cualquier situación de cuidado alimenta a tu bebé siempre medio sentado y nunca totalmente acostado, dale algunas palmaditas entre tomas para que saque el aire y siempre vigílalo.

No te preocupes si se queda dormido mientras lo alimentas, esto puede ser porque aún no tiene hambre o no descansó bien; motívalo a continuar comiendo. Si notas que está muy cansado, pospón la toma de leche 30 minutos más.

Aprovecha el momento de alimentarlo para acariciarlo, hablarle y conectarte con él.

La hora de dormir

consejos para padres primerizos 3
iStockphoto/Thinkstock

Los bebés sobre todo los recién nacidos son verdaderamente frágiles y más aún a la hora de dormir, como madre primeriza aprendí a dormir a mi bebé sobre mi pecho para estar más atenta a sus movimientos, así que aquí te dejo más consejos.

Prepara el lugar donde vayas a dormirlo, revisa que las sábanas sean apropiadas para el clima ya sean frescas o cálidas.

Si tu bebé se queja mientras duerme, no es necesario que lo levantes de su cuna, a veces con sólo unas palmaditas, acariciar su espalda o cantarle una canción con voz suave hará que vuelvan a conciliar el sueño.

Otro consejo básico es que no lo tapes con cobijas si hace frío, lo mejor es ponerle un body completo y afelpado.

A la hora de elegir la cuna del bebé el consejo es guiarte por lo funcional más que por la apariencia. Revisa que los barrotes estén juntos y de la altura necesaria para que tu bebé no se caiga o atore, que las esquinas estén redondeadas y la madera sea de buena calidad entre otras cosas.

Algunos expertos aconsejan que los bebés duerman desde pequeños en su propio cuarto mientras que otros aseguran que lo mejor es en la habitación de papá y mamá. Elige la mejor manera según tus necesidades y las de tu bebé. En lo personal, yo duermo a mi hijo en mi cuarto pero en un espacio aparte, así tiene la independencia necesaria pero con la seguridad requerida.

¿Cómo cuidas a tu bebé recién nacido?