mujer

Cómo enseñar la disciplina a los niños

ensenar la disciplina a los ninos 01
iStockphoto/Thinkstock

Enseñarles a los hijos a ser pacientes, a pensar antes de actuar y a entender las posibles consecuencias de sus actos, no es una tarea fácil que se logra de un día para otro, por ello presentamos algunos consejos que hay que tener en cuenta a la hora de enseñar la disciplina.

Ya sea por falta de tiempo o por la oferta constante para consumir diferentes productos, los niños pueden evadir o intentar ignorar los límites. Sin embargo, es posible inculcar a los hijos la importancia de la disciplina, ya que esto les permitirá, no solo resolver problemas, sino tomar mejores decisiones para su vida.

La prueba del límite

En la década de los 60 se realizó un estudio en un jardín de niños de la Universidad de Stanford, en el que se evidenció una de las ventajas de poner límites. En la prueba, en un aula de clases se puso un plato de malvaviscos, que por esa época los niños no podían parar de comer.

Cuando entraron los pequeños en el aula, se acercaron al lugar donde estaban los malvaviscos dispuestos a comerlos, el profesor se acercó y les planteó que se podían comer solo uno cada uno, pero que si esperaban un tiempo, podían comerse dos.

Luego de realizada la prueba, en la que muchos de los niños se tapaban los ojos para no tentarse, todos lograron cumplir con lo propuesto, y con el tiempo fueron los niños que mejores calificaciones obtuvieron en el curso.

Aquí puedes ver una recreación del Test de los malvaviscos:

Más tiempo, menos consumo

En muchas ocasiones, el poco tiempo que tienen los padres para dedicarle a los hijos los hace optar por regalarle cosas materiales, lo último en tecnología, lo más pedido, o lo que todos los niños quieren tener.

Pero los juguetes no son todo; cuando solo se les da a los hijos todo lo que ellos piden, no solo no hay límites, sino que no le estamos dando más que cosas materiales. Esto puede ser una actitud tan equivocada que con el tiempo no habrá dinero que alcancé para satisfacer las “necesidades” y gustos de nuestros hijos.

Hay que pasar tiempo con ellos e inculcarles que con disciplina y esfuerzo se consiguen las cosas. Si cambiamos buenas notas por un regalo es una opción, como también lo es mostrarles que sin cosas materiales, se puede compartir, divertirse y ser felices.