mujer

Tipos de partos

tipos de parto 2
Comstock/Comstock/Thinkstock

Para los padres es una gran alegría estar esperando un hijo. Sin embargo, hoy en día se plantean diversas dudas sobre cómo será el parto, los tipos de partos, y qué puede hacer la pareja para que este paso para conocer a su hijo sea lo más leve posible.

¿Qué tipos de partos hay?

Primero que nada tenemos el partoeutócico o natural, que se diferencia del parto normal -que también es vaginal- ya que la mujer decide no tomar analgésicos ni anestésicos.

Luego tenemos el parto distócico, en el que se necesitan determinadas maniobras para realizarlo como fórceps y cesárea.

Por último el parto podálico, cuando el bebé en vez de estar de cabeza, saca primero los pies al canal de parto.

Parto eutócico

tipos de parto 1
Thinkstock/Comstock/Thinkstock
tipos de parto 3
Comstock/Comstock/Thinkstock

Este parto, si bien parece la mejor opción, puede llegar a tener algunas complicaciones. Un partoeutócico no significa que no nazcan bebés prematuros o pasados de la fecha de parto prevista. Se se puede tener un trabajo de parto muy prolongado en el que los procesos se dan de forma lenta, o surgir alguna complicación en el feto -embolia del líquido amniótico, prolapso del cordón umbilical, ruptura prematura de membranas-.

Las mujeres que quieran un parto eutócico pueden llevar a cabo diversas técnicas que las ayudarán a llevar este parto lo mejor posible:

  • La técnica Alexandre: esta técnica se basa en realizar pequeños cambios de posición para conseguir respirar mejor y sentir menos dolores. Sirve para la vida diaria, pero también para ese momento en particular.
  • El método Bradley: basado en una buena nutrición, ejercicio, técnicas de relajación y participación de la pareja.
  • Hipnosis: esta técnica realizada durante el parto sirve para que la mujer entre en un completo estado de relajación sin perder la actividad muscular necesaria.
  • Lamaze: busca la distracción de la madre para aliviar los dolores, centrándose en la respiración, los masajes y la concentración.
  • Parto en el agua: ayuda a la madre en los dolores sufridos, al tiempo que permite que el bebé no tenga un cambio tan brusco.

Algunas personas consideran que un parto eutócico sin ningún tipo de intervención reduce los riesgos para la madre y el bebé. Sin embargo, creen que si una mujer no está realmente convencida de no querer drogas e intervenciones obstétricas, no debería continuar con este tipo de parto.

Parto distócico

tipos de parto 5
iStockphoto/Thinkstock
tipos de parto 4
iStockphoto/Thinkstock

En un parto distócico pueden ocurrir diversas complicaciones, que nos hagan pasar de la posibilidad de un parto eutócico o normal a otras maniobras, como los fórceps, e incluso una cesárea. Debemos tener en cuenta también que las mujeres tienen derecho -aunque no sea necesario- a tener una cesárea, aunque suele presentar mayor cantidad de riesgos tanto para la madre como para el bebé que un parto eutócico.

En el caso de ser necesarios los fórceps, estos agarrarán la cabeza del bebé y los ayudarán a través del canal de parto. En caso de una complicación mayor, puede ser necesaria la cesárea, una cirugía mayor por la cual el bebé no pasa por el canal de parto ni la vagina. Tener al primer hijo mediante un parto distócico no significa que los siguientes deberán nacer igual.

Parto podálico

tipos de parto 6
iStockphoto/Thinkstock
tipos de parto 7
Stockbyte/Stockbyte/Thinkstock

Alrededor de los ocho meses de embarazo, el niño decide -al tener poco espacio- la postura que va a tener a la hora del parto. En general, se pone de cabeza, posición ideal para el parto. Sin embargo, aproximadamente el 3% de los bebés nacen de nalgas o de pie. Es cuando salen primero los pies que se denomina a este parto podálico.

Si bien es normal que en los primeros meses del embarazo el bebé esté de nalgas, si a las 37 semanas aún no se ha reacomodado, el médico puede realizar la maniobra VCE -versión cefálica externa- que consiste en presionar el abdomen e intentar mover el bebé a la posición correcta. Las mujeres que esperan mellizos tienen sangrado o poco líquido amniótico no podrán realizar esta maniobra; además es una maniobra dolorosa para la mujer.

Una de las contras más importantes de esta maniobra es que pueden generar situaciones -como la bajada del ritmo cardíaco del bebé- que necesiten de una cesárea de urgencia.

En caso de que el bebé siga en esa posición, probablemente se lleve a cabo una cesárea, aunque algunas mujeres pueden tener un parto vaginal seguro, si su pelvis es lo suficientemente grande, si el trabajo de parto lo realizaron bien o si el bebé tiene un peso medio y ninguna anomalía.

¿Cómo ha sido tu parto? ¿Has necesitado de la intervención obstétrica? ¿Preferirías que tus hijos nacieran mediante un tipo de parto en particular?