mujer

Parto natural o cesárea: ¿qué elegir?

parto natural o cesarea que elegir 1
Hemera/Thinkstock

Se acerca el gran momento y es hora de ponernos a pensar (cuando se tiene la oportunidad) en cuál de las dos opciones de nacimiento queremos para nuestro bebé. Si bien tanto el parto natural como la cesárea tienen sus pros y contras, seguramente analizándolos un poco más a fondo podrás identificar cuál se acopla mejor a tu estilo de vida y necesidades así que piénsalo bien y ¡suerte en tu gran día!

Parto natural

Aunque es la forma natural de dar a luz, muchas mujeres le sacan la vuelta dado al esfuerzo físico que representa, además de los muchos casos donde el trabajo de parto puede prolongarse por horas y horas. Si ya estás en una etapa muy avanzada, hay que decir adiós a la anestesia pues después de cierto tiempo interviene en la sensibilidad de la mujer y puede incluso adormecer al bebé lo cual hace riesgoso el parto.

Otra posible desventaja es la episiotomía, una incisión que se realiza en el perineo para permitir la salida del bebé cuando la vagina no abre lo suficiente; aunque ya poco se realiza sigue siendo uno de los miedos de las futuras madres.

Aún así como mencionábamos, sigue siendo la forma natural y con la que nuestros ancestros han tenido a sus hijos por siglos. Si no hay ninguna otra complicación puedes salir del hospital el mismo día y sin dolor alguno.

El cuerpo se recupera mucho más rápido, las mujeres que dan a luz vía parto natural a los 2 días a lo mucho ya se encuentran cargando a sus bebés y realizando sus actividades normales.

parto natural o cesarea que elegir 2
Hemera/Thinkstock

Cesárea

Si bien en un principio la cesárea era considerada una práctica de emergencia, ahora está más al alcance de quien la prefiera. Si temes al parto natural, si cuentas con una infección activa, si el bebé viene grande, sentado, si padeces del corazón, etc. puedes platicar con tu médico sobre esta opción.

Las ventajas de la cesárea están en que no sientes dolor al momento, ya que la anestesia te entume completamente o hasta puedes quedar dormida. No hay ningún corte o esfuerzo vaginal y si no hay ninguna complicación la operación es muy rápida y sin ningún esfuerzo.

La desventaja es que, como con cualquier intervención quirúrgica, la recuperación es lenta y requieres de muchos cuidados, reposo, medicamentos. Tardarás un poco en poder levantarte sola y sobre todo cargar a tu bebé y varios meses en poder hacer esfuerzos físicos mayores, aunque esto depende de la recuperación de cada cuerpo.

Depende mucho de la experiencia que cada mujer haya vivido. En lo personal, mi parto fue por cesárea sin complicaciones, por lo que si tuviera un segundo hijo volvería a elegir esta opción. Sin embargo quienes han dado a luz de manera natural temen mucho por la intervención quirúrgica, así que al final, los consejos son sólo eso, consejos, pero la verdadera decisión está en ti y en tu médico.

¿Has pensado qué tipo de parto quieres tener?