mujer

Los hermanos sean unidos... Del dicho al hecho

evitar peleas entre hermanos 2
Hemera/Thinkstock

Si tienes más de un hijo, sabrás tan bien como yo que las discusiones y las peleas entre hermanos son moneda corriente en el hogar. Que si la menor quiere usar la computadora, mientras la mayor está en el chat más importante de su vida; que si a quién le toca el turno de ver su programa favorito, que nunca es el mismo para ambas, mientras toman la merienda; que si una le dijo, la segunda le respondió y la primera le volvió a decir; que si la menor copia a la mayor y la mayor burla a la menor... En fin, una batería de pequeñas batallas cotidianas que muchas veces nos coloca a los padres en ese papel de árbitro, que nos agota.

Gracias a la vida, que me ha dado tanto, como diría Mercedes Sosa, a mi el destino me dio - perdón, me bendijo- con una hermana, a la que amo y por la que me siento amada, con la que tengo un vínculo que seguramente perdurará más allá de los tiempos. Pero también hemos pasado cuando éramos chicas por situaciones de amor y odio. Y sobrevivimos. Como sobrevivieron nuestros padres porque el amor es lo que cuenta.

Hoy te traigo para evitar las peleas entre hermanos, para que los hermanos sean más unidos y para que esas pequeñas batallas entre hermanos no se transformen en una guerra.

evitar peleas entre hermanos 1
Hemera/Thinkstock

¿Por qué se pelean los hermanos?

Lo importante es empezar a trabajar para que puedan aceptar las diferencias entre ellos. Muchas veces el primer problema que surge es, justamente, las diferencias entre las personalidades. Incluso, en algunos casos, puede existir algún tipo de rivalidad entre ambos.

Nuestro papel como padres es poder descubrir de dónde surge el conflicto, para así poder fomentar una buena relación entre ellos y evitar así los conflictos que perjudiquen la relación entre ambos.

evitar peleas entre hermanos 3
Jupiterimages/Brand X Pictures/Thinkstock

¿Qué podemos hacer los padres cuando los hermanos se pelean?

Lo primero, que es una herramienta que les facilitará el camino en su vida de adultos, es enseñarles a manejar las diferencias, es decir, enseñarles a manejar los conflictos de forma positiva, escuchando lo que su otro hermano tiene para decir y evitando los insultos.

También explícales que cada familia es como un equipo; si son fanáticos de algún deporte, apela a la admiración y el amor que sienten por su equipo favorito, y diles los equipos logran buenos resultados cuando pueden trabajar en busca del bien común, resolviendo las diferencias y dejando las peleas inútiles de lado. Es muy productivo dejarlos resolver sus diferencias por sus propios medios, pero interviene si la discusión pasa a mayores, tanto sea por agresión física o verbal. Siéntate con ellos y procura un momento para dialogar sobre lo ocurrido y que ambos puedan escucharse, tratando de llevarlos al terreno de la negociación para que entre ambos puedan llegar a una resolución, en la que los dos se sientan cómodos y satisfechos.

Recuerda siempre que los niños aprenden más de las acciones de sus padres que de sus prédicas. Si ellos observan que tú solucionas los conflictos mediante el diálogo y la negociación, seguramente les resultará más fácil resolver sus peleas con sus hermanos utilizando el mismo camino.

Comparte en EntrePadres cómo intervienes en las peleas entre tus hijos.