mujer

La crianza compartida entre padre y madre

crianza compartida entre padre y madre 2
Brand X Pictures

Los padres muchas veces asumimos que la mujer es la única que debe ocuparse de atender a los niños en todas sus etapas. Sin embargo, la intervención del hombre, ya sea como autoridad o para imponerse o desempeñarse en su rol de padre, es sumamente necesaria.

Si bien el hombre siente que sus tareas diarias le requieren demasiado tiempo como para ocuparse de su hijo, es importante que, a pesar de trabajar doce horas, le dedique aunque sea cinco minutos a su pequeño, ya sea jugando o compartiendo alguna actividad con él.

El rol de padre muchas veces parece ser innecesario. Sin embargo, es un error muy común suponer que el hombre no es útil en la crianza de un niño. Es un concepto totalmente antiguo que tal vez venimos acarreando de nuestra infancia en la que la mujer era la que se ocupaba de los niños y el hombre iba a trabajar.

crianza compartida entre padre y madre 1
Brand X Pictures

Creciendo juntos

Actualmente el rol de la mujer en la sociedad ha tenido un cambio considerable. El caso más común es que ambos padres trabajen, aunque en algunos casos a veces es la mujer el sostén del hogar. De todas maneras, a pesar de que la mujer trabaje, también es la que se ocupa del niño y el hombre se excluye.

Cuando esto ocurre lo mejor es hablar y tratar de crear una armonía en la que los dos cuiden a su hijo y puedan así también realizar sus actividades laborales. En estas situaciones se suele recurrir a la ayuda de una niñera o jardín maternal que permita unas horas propicias para poder realizar ambas actividades sin descuidar ninguna.

Muchas veces, antes de contratar a una persona extraña, la pareja decide delegar el cuidado en los abuelos aunque sea por unas horas, lo que les permite a ambos trabajar y mantener una familia. Es importante en este caso que haya un acuerdo previo y sea buena la relación con los suegros.

En base a mi rol de madre les puedo decir que el hombre como padre tambiénes indispensable para crear dos tipos de figura; una de cariño y otra de autoridad. Suele ocurrir que la mujer es mas cariñosa y dulce y el hombre, con más carácter, ejerce ese poder que ayuda a equilibrar la crianza de los hijos.