Consejos para lidiar con los adolescentes

consejos para lidiar con los adolescentes
Thinkstock © Brand X Pictures

La adolescencia es una de las etapas más difíciles de la vida; todos lo sabemos porque lo hemos vivido. Sin embargo, una vez que nos toca criar, educar y convivir con hijos adolescentes, no nos debemos desesperar. En EntrePadres te acercamos algunos consejos que pueden ser muy útiles para lidiar con los adolescentes: se trata de las reglas que nos ofrece el famoso escritor británico Richard Templar en su libro The Rules of Parenting.

Reglas para lidiar con adolescentes

Regla de la Tercera Ley de Newton

La única verdad sobre los hijos es que cuando son pequeños comenten errores pequeños y cuando son grandes comenten errores grandes. El esfuerzo que debemos hacer al observarlos equivocarse en sus actitudes y decisiones cuando son grandes es duro.

La Tercera Ley de Newton dice que “Con toda acción que ocurre, siempre hay una reacción igual y contraria”. Aplicada al mundo adolescente, nos indica que, si bien tenemos que decirle al joven lo que es incorrecto o imprudente, no debemos decirle qué hacer o cómo hacerlo bien, y al hablarle, deberíamos tratarlo como a un adulto. Entonces, quizás no esta vez, pero sí en la siguiente, el joven reaccionará como un adulto.

Regla del no ir más allá de lo que ven los ojos

Con esto el autor no quiere decir que no debes estar al tanto de lo que hacen o dejan de hacer los jóvenes: si fuman, si toman alcohol o drogas, si tienen pareja y hasta dónde han llegado en su relación, el estudio y demás cosas. A lo que se refiere Templar con esta regla es que debes estar al tanto de lo que hace sin registrar su habitación o investigar en sus objetos. Si a simple vista no encuentras nada preocupante, entonces déjalo que siga.

La regla básicamente indica que NO debes leer su diario íntimo o investigar su teléfono celular, cuenta de mail, redes sociales o cajones. Será bueno intentar recordar cómo eras tú de de adolescente. No te olvides de tener esas charlas indispensables sobre los temas complejos de forma natural, como para que sepa que puede confiar en ti y hablarte libremente.

Regla del no hagas todo por ellos

Que se conviertan en adultos independientes que saben cómo cuidarse y cumplir con sus obligaciones de la vida cotidiana, depende de cuánto lo dejas hacer y darse cuenta solo. Para haber logrado esto, lo que se necesita es que el joven haya aprendido gradualmente a cumplir con las tareas del hogar y a hacerse responsable de mantener limpio su espacio.

Regla del respeto por sus gustos

Es muy probable que la música, la ropa e, incluso, los amigos de nuestro hijo adolescente no nos gusten para nada. Pero respetar sus decisiones en estos y en todos los otros temas también es fundamental para permitirles crecer, desarrollarse y conocerse a sí mismos. Lo que sé por experiencia propia, es que si insistes en decirle a un adolescente que lo que le gusta está mal, hará todo lo posible por molestarte. En cambio, si dejas que note que tenías razón dejará de hacer lo que no te gusta.

Regla del sexo, drogas y alcohol de modo saludable

consejos para lidiar con los adolescentes 1
Thinkstock © Stockbyte
Richard Templar insiste en la necesidad de hablar con los adolescentes acerca de temas como el sexo, las drogas y el alcohol, pero no hablar para decirles lo mal que está que hagan esas cosas, sino hablar con ellos aprovechando las oportunidades que ofrecen, por ejemplo, los medios de comunicación para escuchar qué saben, qué piensan y cómo se sienten sobre esos temas y luego, explicarles lo que como padres y adultos sabemos. Contarle a los adolescentes experiencias propias puede ser de ayuda para que nos vean más humanos y menos rectores.

Los jóvenes informados tienen inicios de su vida sexual más seguros y felices que los jóvenes que no hablan del tema con sus padres. Seguramente no tendrás que enseñarle a ponerse un condón, pero sí a respetar los deseos propios y los de su pareja.

Si todavía no tuvieron un encuentro cercano con alguna de esas tres cosas de las que trata la regla, en cualquier momento lo tendrán, por lo que la charla distendida no debe hacerse esperar.