mujer

¿Cómo ayudar a los hijos en las tareas de matemáticas?

78488058
Comstock/Thinkstock

Los deberes escolares, como el resto de las actividades de los niños, deben ser monitoreados por los padres para así guiarlos y ayudarles a vencer los distintos niveles de su desarrollo. Especialmente lasmatemáticas son un área difícil, pues la propia disciplina lo es. ¿Cómo podemos entonces afrontar esta tarea de la mejor manera posible? Hoy en EntrePadres te traemos algunos consejos que serán de gran utilidad.

Los libros de Matemática y ejercicios

Normalmente en las escuelas entregan manuales con el contenido del semestre, así como un cuaderno de ejercicios que ayuda a aplicar la teoría aprendida. Es importante que exhortes a tu hijo a estudiar por ese texto pues allí aparecen desarrollados de manera muy clara y pedagógica los distintos temas. Los cuadernos de ejercicios serán una manera diaria de practicar, única vía para el aprendizaje verdadero.

Tampoco es mala idea que los padres le echen una ojeadita, así refrescan conocimientos y están listos para esclarecer dudas o malos entendidos en un momento determinado.

Progresos del niño

Dado que esta asignatura, aunque interesante, es de las más arduas, es menester que cada día verifiques cómo le está yendo a tu pequeño en sus clases, cuáles metas ha alcanzado. Si cada día realiza su tarea y lo supervisas, es muy probable que avance notablemente, no importa cuán complejo sea un contenido.

83252628
Jupiterimages/Pixland/Thinkstock

Comunicación con el maestro

No necesariamente uno debe entender todas las tareas y temáticas que reciben los niños en la escuela. Muchos nos desvinculamos de las matemáticas hace años y otros nunca fuimos ducho en ellas. No hay que preocuparse, todo tiene solución. Una buena comunicación con el profesor va a garantizar que nos quede aclarado aquello que se le está pidiendo al escolar. No estamos obligados a ser especialistas en esta ciencia, pero sí es importante entender sus procedimientos básicos para auxiliar a los hijos.

Si el niño tiene dificultades…

Consulta inmediatamente al maestro. Hay que ver cómo se puede mejorar en casa el progreso académico. Podemos buscar ejercicios que apliquen áreas de motivación para el niño. Los niños que gustan de dibujar pueden sentirse más atraídos por la geometría o las relaciones espaciales, de manera que esa puede ser una puerta de entrada para entender también el álgebra. Una vez el menor se estimula, basta que ejercite diariamente y los avances no se hacen esperar.

Solicita ayuda extraescolar

Es posible que tu hijo necesite un poco más de ejercitación que la mayoría. En ese caso, los maestros generalmente están dispuestos a ofrecer tutorías extras de Matemática, que pueden ser una apoyatura muy eficaz.

139603301
iStockphoto/Thinkstock

Tareas hogareñas y matemáticas

Aparentemente tan distintas, las actividades hogareñas pueden ser una entrada al universo de las matemáticas. Lo que muchos padres no tiene claro es que esta ciencia estudia las relaciones numéricas entre todos los fenómenos del mundo, sí, también los de la casa.

Cuando compramos los alimentos en el mercado, utilizamos matemáticas para hacer los pagos; cuando hacemos limpieza de un cuarto de deshago, contamos los objetos servibles de los inútiles que hay que desechar; si vamos a cocinar es importante saber las cantidades de ingredientes y los tiempos de cocción, etc. Implica a tu hijo en estas cuestiones y su mente irá poco a poco desarrollando habilidades que son requeridas luego en la propia ciencia.

No te opongas a las estrategias escolares

Ciertamente, es importante transmitirles a los hijos nuestras propias habilidades y estrategias para enfrentar las matemáticas. Sin embargo, ojo con esto: no le enseñes una metodología que entre en conflicto con lo que el maestro está desarrollando en clases. Si tienes alguna duda, ponte en contacto con el profesor o con algún superior, pero el menor no debe estar en medio de esa situación pues puede confundirlo y perjudicar sus resultados.

En conclusión, lo importante es que te mantengas activo y participando en el progreso que hace tu niño en las matemáticas, siempre en comunicación estrecha con el maestro y utilizando los recursos disponibles validados por los programas escolares. Ambas partes crecerán en este proceso esencial para la formación intelectual infantil.