mujer

¿Por qué mi hijo suspende todos los exámenes?

78617342
Fuse/Thinkstock

A veces ocurre que un niño suspende cada prueba sin razón aparente. Es un niño inteligente, sus padres han revisado con él todas las tareas y las realiza de manera creativa. Sin embargo, los resultados de los exámenes son inexplicables. Veamos algunos elementos que están determinando la conducta del menor.

Ansiedad y nerviosismo

Los padres sin darse cuenta ejercen una gran presión sobre los hijos. Hacen lo imposible porque el niño aprenda toda esa cantidad de contenido ―clases extras, halagos, regaños, sobornos―, pero al parecer nada de eso funciona.

Simplemente desarrollan en el pequeño una gran ansiedad ante los exámenes. Los niños se ponen tan nerviosos ante una prueba que cuando les dan la hoja en blanco sus mentes se bloquean, incluso si están bien preparados.

Muchos padres no creen que el nerviosismo solo haga que sus hijos se olviden de todo lo aprendido. Mas, lamentablemente, es un elemento definidor que les impide poner en práctica el conocimiento aprendido cuando van a ser evaluados.

155606539
iStockphoto/Thinkstock

Cortocircuito cerebral

Los padres deben saber que la preparación para un examen se guarda en la memoria a corto plazo. Esta instancia está albergada en la misma zona del cerebro centro de las emociones. Por ello, si un niño se pone ansioso ante una prueba, el trastorno emocional puede eliminar su capacidad para recuperar la información a corto plazo.

Maneras incorrectas de estudiar

Es posible que el niño esté usando un método de estudio erróneo. Por eso es necesario que los padres estén en contacto con los maestros, de modo que sepan cuáles serán las características de la prueba a realizar. Una vez las conozcan, estarán capacitados para entrenar a sus hijos antes del examen.

153732235
iStockphoto/Thinkstock

Exceso de presión

La presión excesiva de los padres puede hacer que el niño, incluso antes de contestar la primera pregunta sienta que no puede cumplir sus expectativas de desempeño. Esto le roba la concentración y produce un bajo rendimiento.

Los padres deben tratar de restarle importancia al hecho de hacerlo bien en la prueba. El énfasis debe ponerse en aprender, en entender los fenómenos de la realidad, no en sacar buenas notas en un examen. Debemos hacer que nuestros hijos vean las pruebas desde otra perspectiva, es simplemente un método de los profesores para evaluar si la enseñanza ha sido efectiva. Si no es así, se hará mejor la próxima vez.

Falta de confianza

La falta de confianza en sí mismos es un elemento que influye en los resultados de los niños. Hay algunos que leen y releen un material porque están seguros de que no lo conocen lo suficiente. Si no les viene nada a la mente con la primera pregunta, inmediatamente asumen que no saben nada, aceptan la derrota sin luchar.

Los padres deben cultivar en sus hijos la idea de que no siempre sabemos todo, pero que debemos tratar de dar solución a los problemas con las herramientas que tengamos. Hay que tener confianza en que siempre tenemos información que puede ayudarnos a enfrentar cualquier pregunta. Pensar, tratar de hallar conexiones y no darse nunca por vencidos son estrategias muy útiles a enseñar los niños.

144274543
iStockphoto/Thinkstock

Recuerda que un examen no es una medida de cuán capaz es tu hijo, sino de cómo ha ido una etapa educativa. Es simplemente la manera que tenemos de saber si debemos seguir por el mismo camino de enseñanza o no. No juzgues a los niños ni los presiones, enséñalos a amar el estudio y tener seguridad en sí mismos. Verás que las cosas funcionan más eficazmente.

Más sobre educación escolar en: Trastorno escolar infantil y Cómo ayudar a los niños con la tarea escolar.