mujer

Factores de riesgo de la depresión durante el embarazo

El embarazo es un período tan importante para cada mujer que, una vez llega, la mayoría de ellas se siente regocijada. Sin embargo, en algunas el aumento de los niveles hormonales puede provocar estados depresivos significativos. Hoy veremos cuáles son los riesgos de padecer dichas alteraciones cuando esperamos un hijo.

Historia personal o familiar de depresión

Las mujeres que a lo largo de su vida han tendido a deprimirse frente a situaciones difíciles son más propensas a padecer este trastorno cuando están embarazadas. Asimismo, las que tengan registros de familiares depresivos tienen un mayor riesgo de que aparezca dicho síntoma durante sus 9 meses.

Problemas en la pareja

Si la relación se ha mantenido con dificultades desde mucho antes del embarazo, es probable que esta etapa lleve a la madre a sentirse más triste y alicaída de lo habitual. Es un momento de mucha fragilidad y las mujeres se sienten vulnerables.

Es importante que los padres sepan que el nacimiento de los hijos no resuelve los problemas entre ellos, por el contrario, a una pareja con conflictos le costará más trabajo manejar la situación bien compleja que supone la llegada de un bebé. Por tanto, es recomendable usar este tiempo para darle solución a las diferencias y que el futuro niño ingrese una familia funcional.

78484714
Comstock/Thinkstock

Tratamientos de fertilidad

Aquellas mujeres que han tenido problemas de fertilidad y finalmente lograron embarazarse han acumulado una carga de estrés muy alta cuyos efectos emocionales pueden durar buena parte del período. Muchas temen perder a su bebé, lo que evidentemente las hace propensas a la depresión.

Eventos estresantes de la realidad

Los problemas de la vida cotidiana, como pueden ser las deudas, el desempleo, la muerte de algún familiar, entre otros, afectan más a las embarazadas y pueden hacerlas caer en estados de depresión.

Otros factores de riesgo

Elementos de inestabilidad pueden atemorizar a las mujeres que esperan hijos. Los más comunes son la juventud de las madres, su estatus soltero y el hecho de que el embarazo sea no esperado.