mujer

¿En qué casos hay que llamar al pediatra?

144295945
iStockphoto/Thinkstock

Muchas veces los padres y madres tenemos dudas acerca de si realmente una situación amerita llamar al pediatra. Existen situaciones en las que obviamente salimos corriendo a la guardia pediátrica o llamamos a nuestro pediatra de confianza -un accidente o una enfermedad grave muy evidente- pero tantas otras veces nos sucede que dudamos sobre si realmente hace falta llamar o no.

En EntrePadres te tramos una lista redactada por una pediatra sobre ocho casos en que llamar al pediatra sin dudar.

Fiebre

Hará falta llamar al pediatra en caso de un cuadro febril alto ante el cual has medicado a tu hijo con algún analgésico como ibuprofeno y la fiebre no baja, así como una fiebre que reacciona al medicamento pero no se va a pesar del paso de los días.

Dolor abdominal

Debe acudirse al médico sin falta si el niño experimenta dolor agudo del lado derecho del abdomen, ya que puede ser un caso de apendicitis.

Caídas

Debemos llamar cuando la inflamación de un golpe no se va al otro día, y si tu niño sigue experimetando dolor el día después.

147057752
iStockphoto/Thinkstock

Apetito y orina

Un signo de la necesidad de llamar al pediatra será una baja inexplicada del apetito acompañada por fiebre durante dos días, y/o una reducción de la orina durante 1 día.

Dificultad al tragar

La dificultad para tragar es uno de los casos en que debe llamarse a emergencias pediátricas inmediatamente ya que además de la posibilidad de que el niño tenga una obstrucción en su garganta, puede estar teniendo una reacción alérgica que se la cierre.

Dolor de cabeza

Si el dolor de cabeza en el niño es acompañado de fiebre y vómitos, puede ser signo de un trauma en la cabeza y será importante chequearlo con urgencia.

Erupciones

Cualquier erupción o reacción en la piel que realmente te llame la atención y no te parezca normal mecererá una llamada al pediatra

Por último, un consejo importante: la intuición de madre muchas veces nos dice cuando realmente es necesario llamar al pediatra, y por lo general no falla. Si tienes la sensación de que algo no anda bien con la salud de tu hijo, llama al pediatra y sácate la duda.