mujer

Gastroenteritis y virus estomacales en niños: cómo tratarlos

146759299
iStockphoto/Thinkstock

Los virus estomacales en niños, como la gastroenteritis y otros son una afección bastante común y que requiere muchos cuidados. Además de que son altamente contagiosos y hay que procurar que no se enferme toda la familia, los niños corren riesgos de deshidratación debido a los vómitos y la diarrea. Te contamos cómo ayudarlos a tratar los virus estomacales.

Las gastroenteritis y demás virus estomacales son infecciones de tipo viral que provocan vómitos y diarrea frecuente, junto con dolor de estómago y posiblemente fiebre. El modo más importante de tratar estas infecciones es mantener al niño enfermo lo más hidratado posible, dándole de beber cada 15 minutos aunque sea un poco de agua, jugos, sopas, licuados o cualquier alimento líquido. Los niños y los bebés son los pacientes que más riesgos de deshidratación presentan, lo cual puede empeorar el cuadro y hará necesaria una consulta médica.

Los bebés deben continuar siendo alimentados con pecho o mamadera a pesar de sentirse enfermos y de continuar vomitando, ya que la hidratación - en especial de la leche materna- los ayudará a recuperare más rápidamente.

Los principales signos de deshidratación a los que debes estar atento son:

  • Mareos
  • Bajo nivel de orina
  • Labios y boca resecos
  • Manos y pies fríos
  • Fontanelas o mollera hundida en bebés

Si tu niño se siente demasiado mal y no tiene ánimos de beber líquidos, anímalo a dar pequeños sorbos y prueba con estos tips:

  • Dar cubitos de hielo o jugos congelados como heladitos
  • Ofrecer los líquidos con cuchara en vez de con un vaso

Apenas los niños comiencen a mostrar aunque sea débiles signos de interés en comer o un poco de hambre habrá que darles de comer alimentos secos y altos en almidones, como arroz, cereales de arroz, galletas secas y papas en bebés que comen solidos y niños pequeños. Los más grandecitos puede comer tostadas, arroz, papas, bananas, leche y yogurt.

Para evitar contagios dentro de la familia, procura que el pequeño con la infección estomacal descanse en un cuarto separado y toma algunas medidas preventivas para el contagio como: lavarse las manos regularmente y no compartir servilletas, toallas, bebidas ni la cama con el enfermo.