mujer

11 pasos para hacer un muñeco de trapo

141205605
iStockphoto/Thinkstock

Los niños pequeños a menudo prefieren muñecos de trapo para jugar. Estos encantadores objetos son muy fáciles de hacer a partir de tejido de recambio o telas no deseadas que van quedando guardadas en los rincones del costurero, y que corren el riesgo de acabar siendo harapos.

Con un poco de creatividad, tiempo y ganas de alegrar la vida de nuestros hijos podemos lograr maravillas. Cada vez que se combinen piezas para formar un conjunto, el resultado será único pues el muñeco tendrá su propia personalidad y su estilo. Una buena idea es motivar a nuestros hijos a participar en la confección de estos juguetes.

1. Elige cómo quieres que luzca tu muñeco. Se debe comenzar con el color de la tela. Probablemente desees escoger los tonos de acuerdo a cada parte del cuerpo. Por ejemplo, rosa para la cara, marrón para el pelo, azul para los ojos, etc.

2. Dibuja el contorno del muñeco en un trozo de tela. Siempre se debe agregar un poco de anchura por el borde del patrón. Ello se hace, pues, con la costura el muñeco se hincha un poco y termina siendo mayor. Es importante que se haga el dibujo antes de comenzar practicando bien la forma redonda u ovalada de la cabeza.

3. Coloca una segunda capa debajo de la primera, procurando unirlas por los lados buenos de la tela. Corta por la línea exterior.

4.Cose los contornos de la tela, dejando una abertura para rellenar.

5. Alivia las costuras en las curvas cortando triángulos en los márgenes.

6. Voltea todo hacia fuera por la abertura para que el muñeco quede en su cara exterior.

7. Rellena el muñeco con cualquier fibra que desees, puede ser algodón, esponja o trocitos de tejido.

8. Dobla los bordes de la abertura hacia adentro y con una aguja o máquina ciérrala, siempre con mucho cuidado.

9. Si lo deseas, pasa una costura sobre las extremidades para formar articulaciones.

10. Es la hora de decorar el muñeco. Puedes bordar el rostro o coser botones para los ojos y la nariz. El pelo puede hacerse de tela, algodón o lana. Pon en ello toda tu imaginación, recuerda que las caras son la parte más expresiva de todo muñeco.

11. Cose una ropa para vestir al muñeco, usando material reciclado o tejido que no vayas a usar para otra cosa. Este muñeco será el juguete de tu hijo, escoge colores y diseños con los que se sienta identificado y le hagan feliz.

¡Listo!