mujer

Pesadillas y sueños raros durante el embarazo

Si creías que solo los niños chicos sufren de pesadillas, o que a solo ellos les puede angustiar algún sueño desagradable, les tengo una mala noticia futuras madres. Es normal que durante el embarazo sufras algunos sueños fantasiosos o pesadillastan reales que pueden hacer que te levantes sumamente angustiada. De todas maneras solo habrá sido un mal sueño, pero es bueno que lo sepas para que no te preocupes y lo veas como algo normal en tu estado.

Las ciencias que estudian a los sueños explican que éstos son productos de todo lo que vivimos en nuestro día, de aquello que vimos, experimentamos, sentimos y también aquello de lo que nos preocupamos y ocupa gran parte de nuestro pensamientos durante el día. Se arma un combo de todo ello que termina resultando en forma de sueño. Es por ello que todas las preocupaciones, dudas y pensamientos que tengas respecto a tu embarazo pueden influir en el tipo de sueños que tengas, pudiendo llegar a ser sumamente angustiantes.

La mayoría de las embarazadas que sufren este tipo de pesadillas o sueños raros, siempre está inserta la figura del bebe o de su embarazo. Muchas veces se sueña que el bebé llora y uno no lo encuentra por ningún sitio, y esa búsqueda sin éxito termina siendo tan angustiante que puede que te despiertes en un grito de ahogo.

La mayoría de este tipo de sueños se produce durante el segundo trimestre de embarazo, dado que antes aún la mamá no tomó cabal conciencia de lo que significa su nuevo estado. Pero es recién a partir del último trimestre del embarazo, una vez que se empieza a sentir al bebé en la pancita, cuando se pueden instensificar. Cuando los miedos y temores comienzan: si podré cambiarle bien los pañales, si nacerá sanito, si podré cuidarlo como se debe, entre tantas dudas que quizás no las expresamos exteriormente pero en nuestro interior permanecen y se terminan manifestando en los sueños.

Es recomendable que a penas te despiertes con uno de estos angustiantes sueños le cuentes a tu pareja, para sentirte protegida y que él te convenza de que “solo fue un sueño”.