mujer

La lactancia: verdades y mitos (I)

95249011
iStockphoto/Thinkstock

Para toda mamá la lactancia es un tema que puede generar muchas preocupaciones. En los casos de las mamás primerizas, muchas veces ocurre que los médicos no llegan a evacuar todas las dudas y se siguen los consejos de familiares o amigos, que en muchos casos son erróneos.

En base a una campaña de información que llevó a cabo la Liga de la Leche Argentina, encontré ciertos “mitos sobre la lactancia” que mucha gente toma como verdaderos pero que en realidad no tienen fundamentación alguna.

Mito 1: "Después del sexto mes de lactancia, lacalidad de la leche comienza deteriorarse, por lo queya no es necesario amamantaral bebé".

Error. La doctora Jefa de Neonatología de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, Ana Pedraza, explica que es importante mantener la lactancia lo máximo posible. Y esto lo fundamenta por dos razones:1. La leche materna tiene la cantidad de proteínas, grasa, azúcar y agua justas para el crecimiento y desarrollo del bebé. Además de poseer agentes anticuerpos que protegen a la criatura de bacterias y virus para evitar infecciones y enfermedades.2. La lactancia genera un vínculo único entre madre y bebé. Será un pilar importante para el correcto desarrollo sentimental del bebé.

De todas maneras después del sexto mes de edad del bebé, es bueno que se vaya incorporando otro tipo de alimentos además de la leche materna, pero no en cambio. Es por eso que la Organización Mundial de la Salud recomienda lactancia exclusiva hasta el sexto mes de vida y continuada hasta los 2 años. Es importante que se mantenga hasta los dos años dado que el sistema inmunológico del niño tarda entre 2 y 6 años en madurar, por lo tanto seguirá precisando de todos los anticuerpos provenientes de la leche materna.

Respecto a a calidad de la leche pasados los seis meses, es preciso aclarar que su composición sí cambia, pero no se deteriora. Por el contrario se adecua a las necesidades del  bebé a medida de que éste se va desarrollando.

78453630(2)
Comstock/Thinkstock

Mito 2: “Las madres que amamantan no pueden quedar embarazadas”

Este mito tiene partes ciertas y partes que no lo son. Es cierto que existe un método, llamado MELA (Método de Amenorrea de la Lactancia) que funciona como un anticonceptivo natural.

Pero es preciso saber que este método solo funciona cuando: la mujer se encuentra en ausencia de la menstruación, el bebé tiene menos de 6 meses y además se está amamantando plenamente, cada 3 horas noche y día. De darse todas estas condiciones se dará también la infertilidad natural del postparto. De no ser así, quizás se pueda quedar embarazada. Es por ello que no es aconsejable abandonar otros métodos anticonceptivos durante la lactancia del bebé.

Mito 3: “Si un bebé no aumenta bien de peso, es posible que la leche de su madre sea de baja calidad”.

Error. Incluso las mujeres con problemas de desnutrición son capaces de producir leche con la calidad y cantidad necesarias para asegurar un seguro desarrollo del bebé. La explicación a que el bebé no aumente de peso puede ser causa de la baja frecuencia con que el bebé se prende al pecho. Lo que se puede deber a una falla en la técnica de la posición de amamantar. Deberías de consultar a tu médico para que puedas conocer la causa, pero ¡no creas que es un problema de tu alimentación o de tu leche!