El PH de la piel del bebé

122613811
Ingram Publishing/Thinkstock

El pH en la piel de un bebé recién nacido, suele ser superior al pH ácido normal. Recién después de unos días, el pH se va regulando hasta lograr valores aproximados a pH 5.

Para garantizar cualidades bactericidas sobre algunos organismo patógenos y permitir una colonización de bacterias en estado de equilibrio (lo cual es una defensa efectiva frente a infecciones), necesitamos una piel con valores de pH ácido (menor de 7).

Esa colonización microbiana de la que hablamos anteriormente, se inicia inmediatamente después del nacimiento. Las bacterias crecen en equilibrio hasta formar una flora que protege la piel de organismos patógenos.

Una variación del pH de la superficie cutánea hacia la neutralidad (valores cercanos a 7) puede desencadenar un aumento total del número de bacterias y una variación de las especies presentes. También puede aumentar la pérdida de agua transepidérmica (TEWL) con la consecuente deshidratación y desprotección.

El ecosistema bacteriano cutáneo se forma e instala unas horas después del nacimiento. El empleo de ciertos recursos, como soluciones o geles antisépticos excesivamente fuertes, puede alterar el ecosistema natural del bebé. Alterando así, la formación del manto ácido protector de la superficie cutánea.

Por ello es muy importante que se utilicen productos como esponjas, bálsamos, geles o aceites de baños adecuados para el bebé. Y en lo posible, podemos usar después del baño,  cremas y bálsamos hidratantes. Eso es beneficioso para que el pequeño se sienta mejor.

Via | mifarmacia