mujer

Tu hijo dejará de tener rabietas si le dices una sencilla frase (no es un regaño)

berrinche infantil
Nadezhda1906/istock/thinkstock

Evita que tu hijo te manipule, utiliza estas cuatro frases.

Pocas cosas me molestan cuando voy a una tienda, que encontrarme con un niño gritando y pataleando para que la madre o el padre le compre algo. Y no es el escándalo lo que me molesta, sino ver la inhabilidad de esos padres para criar a sus hijos. Porque si de pequeños se acostumbran a que con una pataleta consiguen lo que quieren, ¡como adultos serán un dolor de cabeza para la sociedad!

Así que si estás lidiando con un pequeño tirano que quiere obligarte a hacer su voluntad a cualquier precio, estas frases lograrán que deje las rabietas cuando quiere algo.

#1 “Ya te respondí”

5 cosas que todas las mamas pensamos en el supermercado 5
Fuse/Thinkstock

Los niños son muy creativos, no solo en sus juegos, sino en manipularnos para salirse con la suya. Así que cuando tu hijo te pida que le compres algo como por ejemplo una barra de chocolate, y tú no quieras comprársela, utiliza el siguiente diálogo como modelo.

Hijo: Mamá, ¿me compras chocolate? Madre: Hoy no, cariño. Hijo: Pero tengo ganas de comer chocolate. Madre: Ya te respondí. Hijo: Mis amigos siempre pueden comer chocolate. Madre: Ya te respondí. Hijo: Pero yo nunca como chocolate. Madre: Ya te respondí.

El niño puede seguir hasta el infinito, pero la madre se adhiere a esa única frase. De esta manera evita ser manipulada, y en algún momento el niño se aburrirá.

#2 “No vamos a discutir esto”

Tienes un nino emperador en casa 1
alexsokolov/iStock/Thinkstock

Hija: Mamá, ¿puedo quedarme en casa de Patricia esta noche? Madre: Hoy no, cariño. Hija: Por favor… Madre: No vamos a discutir esto. Hija: Pero a Claudia su mamá la dejó…

En ese momento te das media vuelta porque, como ya lo dijiste, no vas a discutir eso.

#3 “Esta conversación se terminó”

Es una variante del ejemplo anterior. En cuanto dices que no y tu hijo vuelve a la carga con una estrategia para hacerte cambiar de parecer, le sueltas la frase “esta conversación se terminó”, te das media vuelta y das por finalizada la charla. En caso de que insista, puedes seguir repitiendo “esta conversación se terminó” o “ya te respondí” hasta que se canse y se dé por vencido.

#4 “La decisión está tomada. Si vuelves a mencionarlo habrá consecuencias”

como lidiar con un adolescente consteston 1
David Pereiras Villagrá/iStock/Thinkstock

Esta es una de mis frases favoritas, especialmente cuando el niño es muy insistente. Tomemos como ejemplo la conversación anterior:

Hija: Mamá, ¿puedo quedarme en casa de Patricia esta noche? Madre: Hoy no, cariño. Hija: Por favor… Madre: La decisión está tomada. Si vuelves a mencionarlo habrá consecuencias. Hija: Pero a Claudia su mamá la dejó… Madre: Te dije que no volvieras a mencionarlo. Ahora no podrás usar la computadora por el resto del día. Y si vuelves a mencionarlo habrá más consecuencias. Hija: ¡Eres tan injusta! Nunca me dejas hacer nada divertido. Madre: Te dije que no volvieras a mencionarlo. Ahora no podrás usar la computadora por el resto del día y te quitaré el móvil hasta mañana. Y si vuelves a mencionarlo habrá más consecuencias.

Sé que requiere nervios de acero y ponernos una coraza alrededor del corazón. Pero créeme: le estarás haciendo un bien. Porque el resultado de ser padres demasiado permisivos, son hijos descontrolados. Por cierto, ¿conoces otras frases que evitan que los niños hagan berrinches para salirse con la suya? ¡Comenta!