mujer

Cómo cuidar tu postura al cargar a tu bebé en brazos

Enfermedades que causan mal aliento 4
LarsZahnerPhotography/iStock/thinkstock

Mantener una buena postura es importante para evitar dolores lumbares cuando no se cuida de ella. Las madres generalmente descuidamos nuestra postura al cargar a nuestros niños, mucho más cuando son bebés.Según el tipo de posición que asumamos al levantar a nuestro bebé, será el problema que se nos originará luego.

Para que no corras riesgo de tener problemas de espalda, de lumbares ni cervicales, a continuación, te contamos cómo cuidar tu postura al cargar a tu bebé en brazos.

Malas posturas que son comunes

Caderas dispares

Al tomar a tu bebé lo apoyas sobre una de tus caderas que mantienes hacia arriba, mientras la otra cadera está hacia abajo. Esta mala postura afecta a los hombros y puede ocasionar dolores lumbares.

Joroba de viuda

Con esta mala posición aumentas la curva natural de tu espalda superior al cargar al bebé. Esta postura conlleva escoliosis a largo o mediano plazo.

Pelvis hacia delante

Para contrarrestar el peso de cargar al bebé puedes llegar a sacar la pelvis hacia adelante, aumentando la curvatura de la espalda baja y torciendo la columna.

Si te identificas con estas malas posturas, debes modificar la manera en que sostienes a tu bebé. 

madres sobreprotectoras 3
iStockphoto/Thinkstock

Cómo mejorar la postura al cargar al bebé

  • Lo mejor es mantener la columna vertebral recta y la cabeza al frente alineándola con la espalda. Los hombros deben formar una línea horizontal paralelos a las caderas.
  • Al alzar al bebé procura realizar la fuerza con las piernas doblándolas y luego utilizándolas para levantar el peso, no hagas nunca la fuerza con la cintura. Acércalo hacia ti para poder alzarlo de manera recta sin inclinarte hacia adelante.
  • Cuando lo alimentes, aproxímalo hacia tu pecho. De esta forma no arquearas tu espalda y la mantendrás erguida y sin dolores.
  • Intenta no estar de pie cargando al bebé en brazos durante mucho tiempo ya que generarás más presión en tu espalda y cansancio en tus piernas.
  • Puedes hacer ejercicios físicos que te ayuden a fortalecer la espalda. Durante el embarazo puede que hayan quedado debilitados los músculos y lo más saludable es ejercitarlos.

Cuando hay dolor

Si ya sufres las consecuencias de una mala postura y el dolor está empeorando, puedes disminuirlo con compresas frías de hielo o un baño de agua caliente. Los masajes localizados también son una excelente idea, además podrás relajarte. No olvides que los analgésicos son una solución rápida cuando el dolor se torna insoportable.

Si la contractura y los dolores continúan, no dudes en ir con tu quiropráctico para un diagnóstico más certero.

No olvides cómo cuidar tu postura al cargar a tu bebé en brazos. Las malas posiciones pueden ser corregidas y con el tiempo se hará un hábito el adoptarlas correctamente.