explora

Ganarle al acoso callejero: “Contestar nos empodera porque nos corre del lugar de víctimas”

Todas sentimos alguna vez ese escalofrío que te sube por la espalda cuando un desconocido te susurra un “hermosa” en la calle.  

Acción Respeto es un movimiento de Argentina, Costa Rica y México que busca generar conciencia sobre estas situaciones. iMujer charló con Juliana Santarosa, directora de AR en Argentina para aprender cómo reaccionar, combatir y terminar con lo que vivimos las mujeres a diario en la vía pública

¿Vos también sentís que nos están privando de la libertad de caminar por la calle sin sentir miedo? ¡No dejes de leer este artículo!

Si te digo "acoso callejero", ¿cómo lo definirías?

Es una forma de violencia de género que se manifiesta en los comportamientos verbales y no verbales unilaterales (comentarios, gestos, gritos o silbidos, que puede escalar a contacto físico, persecución, amenazas) hechos por un desconocido a otra persona en el espacio público o de acceso público, generalmente (pero no necesariamente) con tono sexual o libidinoso. Usualmente expresa una opinión o intencionalidad que el desconocido tiene sobre la persona acosada o sobre su aspecto.  

Juliana nos explicó que la palabra “piropo” tiene una connotación positiva y que no se usa para hacer referencia al acoso callejero porque este es por definición indeseado. Es violento porque no hay consentimiento ni respeto y surge como consecuencia de una cultura que permanentemente nos cosifica, objetifica y sexualiza.

¿Qué podemos hacer nosotras para cambiar esta realidad?

En AR apuestan a la educación y a la concientización para prevenir que haya acosadores. Pero nosotras también podemos combatir al acoso desde nuestro lugar. ¿La forma? ¡Contestándolo!

“Contestar el acoso genera un empoderamiento porque nos corre del lugar de víctimas indefensas y nos coloca en una posición de ejercer nuestros derechos. A algunas les sale con facilidad responder con firmeza, a otras con sarcasmo, con violencia, con timidez, bronca o desagrado. Y a muchas les cuesta siquiera esbozar cualquier tipo de contestación, y también es completamente válido”.

La directora de Acción Respeto sugiere interpelar al acosador para sacarlo de su lugar. No hay ninguna frase específica sino que lo importante es “que entienda que no tiene derecho a violentar a nadie, que su libertad de expresión termina en donde empieza nuestra integridad psicológica”. El consejo es que solo lo hagas si te sentís segura, que no te fuerces. 

En algunas circunstancias, responder conlleva a contestaciones o agresiones aún mayores. Por eso, es importante evaluar la situación particular antes de reaccionar. “Hay escenarios en los que tal vez sea contraproducente combatir el acoso: en lugares poco transitados, estando solas, en horarios complicados, si el agresor está alcoholizado o drogado y demás agravantes que pueden empeorar la situación para la víctima”, aconseja Juliana. 

Otra manera de defendernos es denunciar. Algunos países como Argentina tienen proyectos de ley que sancionan y tipifican el acoso callejero; en otros, el tema todavía no ha sido de debate público. Lo importante es seguir luchando para que se reconozca al comentario en la vía pública como una forma de violencia de género.

A pesar de que Acción Respeto surgió hace aproximadamente 2 años, Juliana lucha contra la violencia machista desde hace 5. Entre sus convicciones, sostiene que la respuesta ante un acosador es algo que puede ejercitarse. Si una quiere tiene que saber que puede lograrlo con la práctica y esfuerzo, y que con el tiempo le saldrá con más naturalidad.

Caminar por la calle es un derecho, que podamos hacerlo en paz es una batalla que tenemos que dar juntas. ¡No bajemos los brazos! 

Lee nuestro artículo editorial: ¿Sumirse o sumarse? Así nos golpean las palabras...