¿Sos una Celulómata?

Bueno, lo confieso: yo también lo hice. Me pasé de la parada de subte, tropecé en la calle y, en varias ocasiones, asentí con la cabeza al ritmo de un "tal cuál" sin tener idea de qué hablaban mis amigas.

Para evitar que sucedan cosas como estas, un grupo de estudiantes de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires realizó una campaña de bien público que busca, a través del humor, incentivar el uso responsable del celular en la vía pública.

Los celulómatas son, en boca de sus creadores, personas que, por mirar el celular mientras caminan por la calle se pierden de todo lo que sucede alrededor.

Lo se, ahora que lees esto, tenés miedo de ser una de las mías. ¡Tranquila!, en iMujer te cuento cuáles son las características de un clásico celulómata.

Características del Celulómata

#1 Auriculares y cargadores

480817357 0
MilosStankovic/iStock/Thinktock
Con auriculares colgando y cargadores en la cartera suelen identificarse a estas personas. El hecho de irnos temprano y volver tarde a casa generó una nueva tendencia: antes de salir chequeamos que todos los accesorios y tecnologías estén en nuestra cartera.

#2 Notificaciones al día

462540879 0
dolgachov/iStock/Thinkstock
Hay una característica muy particular de un celulómata: no tener nunca una notificación pendiente. Claro, te parece que leíste mal, pero no. Esto no significa que el teléfono móvil tenga poco uso. Por el contrario, es tan frecuente la utilización del dispositivo que por entrar minuto a minuto al mail, las redes sociales y al whatsapp siempre se encuentra todo chequeado. 

#3 Phubbing

78155824 0
BananaStock/BananaStock/Thinktock
El Phubbing también es un síntoma típico. Dejar de prestar atención a todo lo que sucede alrededor para concentrarse totalmente en el dispositivo hace que, en reiterados momentos, nos perdamos cosas importantes que pueden ir desde charlas con amigas hasta el estado del semáforo para cruzar. ¡Tené cuidado!

#4 Nomofobia

94419373 0
Andres Rodriguez/Hemera/Thinktock
A todas no pasó y comprobamos en ese mismo momento la relación que tenemos con nuestro teléfono. Olvidarse el celular en casa o, quedarse sin batería y sin cargador puede hacer que ese día sea el peor de toda nuestra semana. La nomofobia es el miedo a estar sin el teléfono móvil por un tiempo prolongado. La dependencia y la necesidad de estar siempre conectados hace que, no tener a mano el dispositivo, nos genere una imposibilidad de transitar el día con normalidad.

¡No te asustes!, todas tenemos alguna de todas estas características. No está mal usar el celular en la vía pública lo que sí tenes que aprender es a usar tu teléfono con responsabilidad y cuidado para no terminar siendo más celulómata que persona.

¿Qué cosas te pasaron por ser un poquito celulómata? ¡Contame!