glam

Cómo ser la clienta ideal para tu estilista

clienta ideal estilista 1
Ingram Publishing/Thinkstock

¿Eres de esas clientas que cuando tu estilista te ve se alegra o quiere esconderse? Si eres exigente por demás, quizás no seas la mejor asidua a tu salón de belleza. Pero tampoco es cuestión de entregarse y que hagan con tu cabeza lo que le plazca.

Es conveniente ganarse el aprecio y confianza de tu peluquero, y si aún dudas de su dedicación hacia ti, te damos unos consejos para que te conviertas en la mejor clienta de tu estilista y puedas aprovechar al máximo sus habilidades.

Comunicación efectiva

Nunca le digas a tu estilista que “no te importa” lo que haga con tu cabello ¡porque no es cierto! claro que te importa lo que haga o deje de hacer sobre tu cabeza. Dile exactamente lo que buscas y con la mayor exactitud y detalles posibles. Puedes llevar revistas o alguna fotografía, así ambos sabrán de qué están hablando cuando le pides lo que le pides.

Sé realista

Debes aceptar que existen algunos cambios o looks que quizás no sean posibles aplicar en ti. Por ejemplo, si pretendes un rubio platinado en tu cabellera negro azabache, tal vez pueda suceder, pero no en una sola visita.

No discutas con tu estilista: él trabajará contigo hasta conseguir el estilo que te guste y funcione en tu tipo y color de cabello. Es importante que confíes en su experiencia.

clienta ideal estilista 2
leaf/iStock/Thinkstock

Trata a tu estilista como te gustaría ser tratada

Si a ti no te gusta que falten a una cita sin previo aviso, pues a tu estilista tampoco. Todos tenemos nuestro tiempo ocupado en ciertas actividades. Ni las tuyas ni las de tu peluquero son más importantes que otras.

Por eso, si vas a faltar a tu cita, o estás retrasada, lo menos que puedes haces es avisar con antelación. Te estará agradecido, eso le permitirá reorganizarse, y tendrá un buen concepto de ti.

Toma su consejo en serio

Así como confías en tu abogado o contador, cada uno especialista en su materia, también debes confiar con la misma fe en tu peluquero. Cosmetólogos y estilistas con licencia han recibido una amplia educación, entiende tu tipo de cabello y sabe qué es lo mejor para ti.

Por eso, si por ejemplo te explica que determinado flequillo no funcionará con tu textura de cabello, no le insistas y confía en él.

Dinero y buenas referencias

Muchas veces, lo bueno cuesta caro y lo barato… aún más. Por eso, si estás muy conforme con el profesionalismo de tu estilista, lo más probable que el precio sea un poco más elevado que en cualquier otra lado. Pero no por esa razón harás mala propaganda a tu peluquero, pues bien sabes que el dinero invertido vale la pena.

Así que alguien te pide referencias del lugar donde te hiciste ese teñido espectacular, no escatimes en halagos, y deja que el tema del dinero quede en criterio de otros.

No es fácil encontrar el salón de belleza correcto ni tampoco el peluquero ideal para ti. Pero lo importante es que una vez que los encuentres ¡saques todo su provecho y lo disfrutes!