glam

Manual para una exfoliación perfecta

manual de la exfoliacion perfecta
iStockphoto/Thinkstock

Tras años cantando las alabanzas de la exfoliación, todas las mujeres (y cada vez más hombres) somos conscientes de la necesidad de una buena exfoliación para que nuestra piel pueda lucir iluminada y libre de impurezas e imperfecciones. Las dudas se plantean cuando queremos exfoliar el rostro, mucho más delicado.

¿Cuándo debemos exfoliarnos? ¿En la mañana, antes de dormir? ¿Cómo se exfolia cada tipo de piel, es igual? ¿Qué productos utilizar? ¿Durante cuántos minutos?¿Cada cuánto tiempo? Para solucionar estas dudas te ofrecemos hoy el “Manual de la exfoliación perfecta”.

La exfoliación perfecta se basa, sobre todo, en saber para qué exfoliamos y cómo y cuándo debemos hacerlo ¿vamos allá?

¿Qué es y para qué sirve la exfoliación?

La piel se renueva de forma natural cada 28 días. Por supuesto, no trabaja a toda máquina unas horas del día 28 (o dejaríamos la piel como las serpientes) sino que día a día va haciendo “piel nueva” que cada bajo una capa de piel muerta.

La exfoliación consiste en retirar esa capa de células muertas para que la piel que lucimos sea la mejor y más nueva, nuestra mejor cara. Ese es el motivo de que tras la exfoliación debamos siempre aplicar un factor de protección solar bastante alto.

Debemos tener en cuenta también que un exfoliante no elimina las arrugas, aunque sí ayuda a prevenir un envejecimiento prematuro de la piel.

Tips para una exfoliación perfecta

Hay que observar la composición del producto. Algunos tienen las partículas exfoliantes hechas a partir de huesos o cáscaras de frutos secos. Son muy naturales -cómo negarlo- pero pueden tener vértices microscópicos que abrasionen tu piel.

Los alfahidroxiácidos, el retinol, el óxido de luminio, el hibiscus y la rosa mosqueta con salvado o avena son los más efectivos y menos lacerantes. No te dejes atraer por añadidos de vitaminas, nutrientes y otras maravillas: tu producto exfoliante no estará sobre la piel el tiempo suficiente para que puedan actuar.

¿Cuándo exfoliar la piel?

La piel seca debe exfoliarse una vez a la semana. Las pieles sensibles cada diez días y probando antes en una pequeña zona del rostro poco visible, por ejemplo, tras las orejas. Las pieles grasas sin acné pueden exfoliar una o dos veces por semana. Las pieles con acné no deben hacerlo.

El mejor momento para exfoliar es en la mañana, pues durante la noche la actividad de renovación celular es mucho más alta y las células muertas se habrán acumulado en mayor cantidad.

La duración de la exfoliación no debería sobrepasar el medio minuto de duración en cada zona, porque puede afectar a la capa oleosa de la piel y dejarla indefensa.

¿Cómo exfoliar la piel?

Puedes exfoliar suavemente los labios, pero no el contorno de ojos.

No debes utilizar esponjitas ni cepillos porque la piel muerta queda en sus agujeros acumulando bacterias que pueden infectar nuestros poros en la siguiente aplicación. Mejor usar guantes exfoliantes o toallas exfoliantes. Eso sí, después hay que lavar y secar al aire libre.

Exfolia con la piel ligeramente húmeda, en movimientos circulares lentos que no estiren la piel. Comienza desde la nariz hacia afuera, después frente y por último barbilla. Cuando hayas terminado enjuaga con agua tibia o una toalla caliente, también desde dentro hacia afuera. Finaliza con agua fría o un paño previamente conservado unos minutos en el congelador, con pequeños golpes que activarán la circulación y cerrarán los poros.

Tu exfoliación facial no estará correctamente acabada hasta que hayas aplicado una buena humectante con protección solar. ¿Satisfecha?