mujer

Cómo adaptarse a un nuevo trabajo

C%C3%B3mo adaptarse a un nuevo trabajo
TongRo Images - RF - Thinkstock

Ya has afrontado tu primer día de trabajo. Ya has vivido los nervios, la ansiedad, la adrenalina y las expectativas típicas de ese día. Ahora bien, el asunto no termina allí porque una vez que hemos comenzado un nuevo trabajo enseguida viene la parte más difícil: adaptarnos a él.

El proceso de adaptación a un nuevo trabajo depende de tu personalidad, el ambiente laboral, la relación con tus compañeros, las tareas que realizas, y un sinfín de factores más. Puede llevarnos varios, días, semanas e, incluso, meses. De todos modos, hay ciertas claves que debes cumplir sí o sí si buscas sentirte cómoda en este nuevo mundo laboral desde los primeros días.

Vayamos a ver a continuación algunos tips que nos presentan en GeniusBeauty sobre cómo adaptarse a un nuevo trabajo. ¡Si estás viviendo esa experiencia, toda la suerte! :)

Preséntate. No esperes que tu superior o la persona que te contrató te presente hacia tus compañeros. ¡Hazlo tú misma! ¿Te gustaría que un compañero recién sepa tu nombre a los tres meses que estás trabajando allí?

Intégrate. Obviamente, si hace un mes que has comenzado a trabajar todavía es muy pronto como para forjar una amistad con algún compañero, pero si almuerzas sola, trabajas sola o te retiras apenas terminas la jornada difícilmente puedas integrarte y entablar un vínculo. Mantén una actitud abierta, sé agradable, simpática, muéstrate dispuesta al diálogo y verás que poco a poco tomarás confianza. Cuando comiences a tener confianza en uno o dos compañeros, te sentirás más segura luego cuando estén en equipo.

Modérate con ciertos comentarios. Si bien tener una personalidad segura, suelta y extrovertida ayuda a la hora de integrarte, no te sobrepases. Aun cuando el ambiente laboral es informal, ten en cuenta que todavía eres nueva y no te conocen tanto: evita hacer bromas, evita ciertos comentarios que puedan caer incómodos, etc. Trata de restringirte, al menos por ahora que recién comienzas; ya habrá tiempo para soltarte más.

Trabaja, trabaja y trabaja. Demuestra que has sido bien elegida para el cargo, que eres responsable y que tienes la capacidad y la disposición para desarrollar las tareas que te indiquen. La “buena letra” es fundamental siempre en la oficina o cualquier trabajo, y debemos cumplirla desde los primeros días: es posible que te tengan más paciencia porque eres nueva, pero eso no significa que puedes "dormirte en los laureles". ¡Todo lo contrario! Te están observando más.

Sé tú misma. Es normal que durante los primeros días de trabajo, haciendo cosas nuevas y con gente nueva, nos sintamos nerviosas, tímidas e inseguras. Pero, tranquila, que todos hemos pasado por esa experiencia y con el tiempo te acostumbrarás perfectamente a tu nuevo trabajo. ¿Cómo? ¡Siendo tú misma! Nadie puede mantener una “máscara” o personalidad falsa durante mucho tiempo, menos en la oficina, donde pasamos gran parte de nuestros días.

¿Cómo has vivido tú tus primeros días de trabajo? ¿Tienes algún consejo para compartir?