glam

Guía para un bronceado perfecto sin sol

guia para un bronceado sin sol
Digital Vision. - RF - Thinkstock

Es un hecho: tener la piel dorada dorada y brillante te cambia el humor, aumenta tu autoestima y te hace más atractiva para el sexo opuesto. Pero vos ya sabes que tomar sol sin protección es perjudicial para tu salud. ¿Qué hacer? Conviértete en una experta en autobronceantes y disfruta de un adorable tono hot con la guía que te dejamos a continuación.

1. Preparate. Para lucir un color de diosa, primero tienes que ponerte en forma. ¿De qué hablamos? De hacer uso de las cremas y fórmulas tonificantes y anticelulíticas. En las preliminares para la temporada de bikini, este tipo de productos realmente marca una diferencia visible (¡y muy agradable!) en tu silueta.

2. Exfoliate. Para lograr el mejor bronceado posible necesitas tener la piel supersuave y unificada. Antes de bañarte, pasate una esponja seca por la panza, los muslos y la cola para remover las capas superficiales y estimular la circulación. Una vez en la ducha, aplicate un exfoliante con movimientos circulares, prestando especial atención a tus muñecas, tobillos, pies, axilas y codos.  Evista los aceites de baño porque dejan una película que impide que la piel absorbe el autobronceante.

3. Hidratate. Después de bañarte y de secarte con la toalla, mientras la piel aún está tibia, aplica una pequeña cantidad de crema hidratante en tus zonas más rugosas como rodillas, codos, axilas y tobillos, y espera a se absorba totalmente.

4. Bronceate. La manera de aplicarte el autobronceante varía según la textura del producto: un spray te ayuda a alcanzar todas las áreas de tu cuerpo, mientras que las fórmulas en loción dejan la piel superflexible y con un tono bien natural. Si no te animas a utilizar ninguna de estas texturas por miedo a mancharte, comienza a experimentar con las cremas autobronceantes graduales. 5. Mantenelo. Para asegurarte de que el color dure, tu piel debe estar más hidratada que de costumbre. Si te aplicaste autobronceante en la cara, evita los productos que contengan ácidos por que harán que tu color se apague más rápido. Cuando ya veas que el color se ha opacado, remuevelo con otra sesión de exfoliante. Y ya estás lista para volver a broncear tu piel sin los efectos nocivos del sol.