glam

Uñas con problemas (Parte 1)

unas con problemas
Tetiana Zbrodko - RF - Thinkstock

Pintarnos las uñas es una de las cosas más comunes que hacemos las mujeres. Y es que unas manos cuidadas y delicadas sin duda reflejan un cuidado personal y buen sentido de la estética, incluso en un detalle tan pequeño como un poco de color es tus manos.

Pero lamentablemente, como muchas otras partes de tu cuerpo, cuando hay un desequilibrio se producen problemitas. La estructura de queratina de las uñas está formada de proteínas y azufre, por lo que cuando esos niveles se alteran en tu cuerpo, suelen aparecer manchas, o debilidad en las uñas o incluso volverse rugosas y ásperas. Pues, hoy te contamos todo sobre esas alteraciones habituales.

UÑAS CON MANCHAS

Qué conviene: En casos de uñas de color azulado o muy rojo, los masajes activan la circulación sanguínea deficiente y eliminan las manchas blancas, que son bolsitas de aire en el interior de la uña.

Qué evitar: Las manchas amarillentas en las uñas suelen estar provocadas por agentes externos y para evitarlas, conviene no entrar en contacto con los productos químicos. las lociones aclarantes son el mejor recurso para eliminarlas.

Un consejo: Deben usarse siempre esmaltes de muy buena calidad, con fórmulas enriquecidas y eliminar de la manicura el uso de acetonas o disolventes demasiado fuertes.

UÑAS RUGOSAS Y ÁSPERAS Qué conviene: Son estriadas, granulosas o áperas en la superficie. Necesitan una dosis de vitaminas A, B y F porque están desmineralizadas.

Qué evitar: Los tratamientos alisantes y exfoliantes que reducen la caspa superficial de la uña, porque pueden sensibilizar y fragilizar todavía más su dañada estructura. Aléjate de detergentes y productos abrasivos sin usar guantes de goma. Un consejo:  Los baños de aceite de oliva tibio pueden ser el complemento ideal a una alimentación rica en vitaminas carenciales. Es suficiente con 3 o 4 minutos en días alternos.