glam

Problemas frecuentes del cabello: La caspa

problemas del cabello
Daniya Melnikova - RF - Thinkstock

Al igual que muchas de ustedes a mi me gusta que mi cabello esté sano y brillante, pero lamentablemente muchas veces nos juega una mala pasada cuando no se siente bien. Problemas como la caspa, las alergias y la alopecia, o más conocida como pérdida del cabello, son cosas muy comunes. Seguramente al menos una vez en la vida les ha pasado de tener alguno de estos problemas.

Pero eso no es tan malo, como todo en la vida, hay soluciones para todo. A fin de cuentas "no hay mal que dure cien años", ¿no? Claro, no dura si sabes como tratarlo. Un problema mal solucionado puede ser peor que el problema en sí, por eso, hoy te contamos un poco más de los problemas más conocidos que sufre nuestro cabello.

En esta ocasión te damos la primera entrega para que te enteres todo sobre la caspa. Ese problema horroroso que le quita brillo a nuestro pelo, inunda nuestra ropa de puntos blancos como si hubieramos estado bajo la nieve, y lo peor, es que puede picar mucho.

LA CASPA

Qué es: La caspa, científicamente denominada pitiriasis, es el resultado producido por una renovación acelerada de células del cuero cabelludo. Picazón, irritación, descamación excesiva y pérdida de brillo son algunos de los síntomas. Este problema suele pronunciarse a los veinte años y es raro que se produzca después de los cincuenta. Cómo se produce: La caspa se genera por la seborrea o exceso de grasa, debido a problemas digestivos o bien a tratamientos médicos agresivos. Hay dos modalidades de caspa: la llamada seca, en forma de escamas finas y grisáceas; y la grasa, de mayo espesor.

Qué conviene: Lo mejor y más cómodo es usar un champú anticaspa o bien un champú con acondicionador. Los principales agentes anticaspa son el zinc, el pirtione, el alquitrán de hulla o el ácido salicílico. Si el problema es grave (gran descamación y fuertes picores) hay que visitar al dermatólogo. Por otra parte, es importante seguir una dieta rica en alimentos que contengan vitamina B5. También puedes realizar una mascarilla a base de arcillas naturales. El truco: De nuevo, los remedios naturales ayudan a resolver irregularidades del organismo. Para limpiar el cuero cabelludo de caspa, puedes usar aceites esenciales de tomillo, naranja y romero. Por su parte, el aceite de alcanfor ayuda a atenuar los picores. No olvides aplicarlos con masajes circulares para facilitar la penetración y acción de los componentes.