glam

Aprende a cuidar tu cabello (parte 2)

cuidado capilar parte 2
Dan Dumitru Comaniciu - RF - Thinkstock

Tu cabello sufre tanto como las demás partes de tu cuerpo o quizás más. A fin de cuentas el secador, la planchita, las tinturas, las permanentes y quién sabe cuantas cosas más las mujeres nos hacemos en la cabeza, pueden ser una verdadera tortura para él. Por eso, es importante cuidarlo.

Un pelo quebrado y con poco brillo no es un pelo sano pero antes de ponerte a hacer tratamientos y probar nuevos productos lo esencial es saber cual es tu tipo de cabello. Un buen producto indicado para otro tipo de pelo que no es el tuyo puede ser tan malo como no hacer nada. Por eso, hoy te traemos la segunda parte de cómo aprender a cuidar tu cabello.

Existen cuatro tipos de cabello: normal, seco, graso y mixto. Y cada uno precisa de atención y cuidados diferentes. Por eso, en el día de hoy te contamos que debes hacer y que no si tu pelo el graso o mixto. Dos de los tipos de cabello más complicados de cuidar.

CABELLO GRASO Qué conviene: Utilizar un champú específico antigrasa para que regule el exceso de sebo. Pero, de vez en cuando, deja descansar el cabello lavándolo con champú suave. Por otra parte, las lociones y mascarillas seboreguladoras funcionan a la perfección como tratamiento de choque.

Qué debe evitarse: Al lavar el cabello, no frotes demasiado el cuero cabelludo porque activaría las las glándulas sebáceas. Asimismo, conviene evitar el cepillado frecuente. En el peinado es preferible usar un peine o un cepillo de cerdas suaves. respecto al secado, ten en cuenta que ante todo debes huír del calor excesivo y persistente. Y, en cuanto a la alimentación, es necesario que reduzcas el consumo de grasas y de azúcares.

Un consejo: Aplicate una mascarilla de arcilla verde al menos una vez por semana porque es un método antigrasa no agresivo y natural. Debes asegurarte de que penetre bien en el cuero cabelludo. Tras dejar reposar la mascarilla cerca de 20 minutos, enjuaga con abundante agua tibia.

CABELLO MIXTO Qué conviene: Utiliza un champú suave o bien uno para cabellos mixtos y, sobre todo, aplica el acondicionador solo en las puntas. Por otra parte, no abuses del secador, ni de planchas, rulos calientes o bigudíes. Cuando las puntas estén muy deterioradas córtalas, es a veces la única solución.

Qué debe evitarse: A menudo, debido al estado de las puntas, se confunde el cabello mixto con el seco y se aplica un tratamiento equivocado. El resultado no puede se más desalentador: no se obtiene ninguna mejora y el estado del cabello se agrava ostensiblemente. Hay que rechazar los productos fijadores que contienen alcohol, ya que este absorbe la poca grasa que las puntas aún conservan.

Un consejo: Aporta a las puntas quebradizas y maltrechas los nutrientes que necesita. Hay sueros y concentrados de alto poder que reparan la estructura de la fibra capilar y restauran la cutícula de las puntas. Basta con una pequeña cantidad y un ligero masaje. No enjuagues.