Amor de antes VS. Amor del siglo XXI: Ventajas y desventajas

amor de antes amor del siglo xxi ventajas desventajas 1
Andrejs Pidjass/monkeybusinessimages/iStock/Thinkstock

Mientras damos la bienvenida al 2015, parece mentira que ya nos encontremos a estas alturas del tiempo, de la historia. Arte, guerras, política y, especialmente, unos sentimientos que, debido a las convenciones sociales, también han evolucionado a lo largo del tiempo, sembrando una gran diferencia entre las formas de amar de hoy y antes.

Vamos a reflexionar y analizar las ventajas y desventajas del amor del siglo XXI frente al amor de antes

Aquellos años

amor de antes amor del siglo xxi ventajas desventajas 2
Creativemarc/iStock/Thinkstock

Cuando hablamos de amor de antaño no nos referimos solamente a esos romance de tinta y pluma, de Austen y Shakespeare, sino a las relaciones de hace no más de cuarenta años, una franja en la que la liberación de la mujer, las nuevas tecnologías o la regulación de ciertos derechos han llevado a transformar radicalmente las parejas.

Hace unos cuantos años, la gente era más responsable. Llegar tarde a una cita no era posible debido a la ausencia de Whatsapp o Facebook, los amores no quedaban sometidos a tantas dudas existenciales o ambiciones personales sino que conformaban verdaderamente la base de algo grande, de una historia en la que había cooperación, los temporales se soportaban mejor y el compromiso no era un mal temido como es hoy día.

Podría interesarte: ¿Es posible el amor para toda la vida?

Respecto a los amores de romancero y poesía, sí, posiblemente antes todo era más edulcorado y pastelón, pero eso es algo que tampoco ha cambiado hoy día, pues si antes podías recitar un poema, hoy puedes comprarle una estrella (ni más ni menos) a tu pareja. Ese es, posiblemente, uno de los rasgos más estereotipados del amor de antaño

La peor de las desventajas era, como muchas veces se habrá advertido, el machismo y la condición de una mujer solapada a la condición de miembro sumiso en la pareja, destinada a ejercer un papel de mujer tradicional, reprimida y dominada por la presencia de los hombres, algunos de los cuales aprovecharon más que otros la situación.

Amor en el 2015

amor de antes amor del siglo xxi ventajas desventajas 3
PIKSEL/iStock/Thinkstock

La liberación de la mujer ha influido notablemente en el nuevo modelo de relaciones amorosas, ya que al abrirse al mercado laboral esto ha modificado el combo hombre trabajador - ama de casa que se estilaba antes. Estos, lejos de ser malo, y sumado a la posibilidad de elección e independencia en los seres humanos del siglo XXI, nos ha llevado a ser más exigentes, menos conformistas y, tenemos que reconocerlo, algo alérgicos al compromiso. 

El mundo se ha convertido en un lugar en el que, al menos en Occidente, puedes cumplir todos tus sueños, dar rienda suelta a un libertinaje visto incluso mejor que antes por la sociedad y un hedonismo que frivoliza las relaciones. En eso tres aspectos residen las ventajas y desventajas del amor contemporáneo, un arma de doble filo que poca veces sabemos contener. Podemos elegir (no como antes) pero quizás hacemos demasiadas elecciones, desembocando en tierra de nadie.

Los maltratos, aunque sigan sucediéndose, son más denunciables, nuestro papel en la sociedad es más menos clasista o estereotipado y nuestra vida luce un timón que podemos dirigir por nosotros mismos. Como guinda, las nuevas tecnologías ofrecen ventajas (comunicarse a distancia, amor a la carta gracias a numerosas apps de ligue o como elemento lúdico en la relación), pero también otras desventajas (frivolidad, asalto de la privacidad y una leve involución en unas parejas cada vez más esclavizadas al mundo encerrado bajo una carcasa).

Y es entonces cuando nosotros nos preguntamos:¿Cómo serán las relaciones del futuro?

Las ventajas y desventajas del amor en el siglo XXI vs. el amor de antes son, en 2015, más apreciables que nunca, siendo conscientes de los cambios que la sociedad y las relaciones han experimentado durante los últimos treinta años. Sin embargo, como individuos "libres" que somos, también podemos moldear una relación a nuestro gusto, algo para lo que, llegado el momento, habrán más ventajas que desventajas. 

¿Y tú? ¿Crees que el amor del siglo XXI es tal y como debería haber sido siempre?