glam

¿Las scrunchies o donas para el cabello están de vuelta o nunca se fueron?

los scrunchies o donas para el cabello estan de vuelta
scott carlisle/iStock/Thinkstock

“Ninguna mujer neoyorquina que se respete será vista corriendo por Manhattan con una scrunchie”. Con esa frase, Carrie Bradshaw sentenció a muerte su relación con el escritor Jack Berger, quien había descrito a una de las protagonistas de su libro usando este accesorio.

A inicios del 2000, el personaje interpretado por Sarah Jessica Parker en la serie fashionistaSex and The City tenía algo de razón: las donas para el cabello eran de esas cosas terribles que nos habían heredado las décadas de 1980 y 90.

En 2010, la actriz Catherine Zeta-Jones reavivó el debate de las scrunchies –porque existe un debate– al aparecer en público con esta prenda.

Pero a finales del año pasado, las donasreaparecieron en las pasarelas, entre las celebridades y en un espacio donde brillan las tendencias de las nuevas generaciones: los tutoriales DIY de YouTube.

Para algunos, la scrunchie ahora es elegante, costosa e incluso considerada una prenda de poder; para otros, sigue siendo un faux pas de la moda.

No te pierdas: Accesorios para el cabello

¿Cómo surgió la scrunchie?

los scrunchies o donas para el cabello estan de vuelta 1
Topshot.com

Algunas revistas de moda señalan que la scrunchie fue inventada en 1963 por un hombre llamado Philip E. Meyer para una familia de apellido Scrunci, pero la patente fue registrada en 1987 por la cantante Rommy Revson, quien le dio a su creación el nombre de su perro. 

Hasta entonces, las mujeres usaban ligas de goma para recogerse el cabello, por lo que forrarlas de tela significó peinarse sin dolor y sin enredos.

En una conferencia organizada por la revista Discover en 2010, el músico y artista neoyorquino David Riley hizo un tratado sobre este accesorio. De una manera algo cómica, Riley señaló que la dona para el cabello había estado presente en momentos históricos, eventos deportivos y en la cultura popular.

“La scrunchie, para mejor o peor, es icónica (…). Pero este es el dilema de la scrunchie: cómo algo tan práctico, tan útil y en tantas formas tan adulto, es asociado con inmadurez y falta de sofisticación. Hay una desafortunada desconexión entre lo que es y lo que representa: una crisis de identidad”, dice.

“Sean cuales sean sus sentimientos, es claro que es tiempo de reclamar, reformar la scrunchie”.

El poder de la scrunchie

Los scrunchies o donas para el cabello estan de vuelta 2
Joshua Roberts/Getty Images News/Thinkstock

Jess Cartner-Morley, editora de moda de The Guardian, publicó en junio de este año una columna sobre la importancia de la scrunchie para Hillary Clinton, quien supuestamente usa este accesorio para hacerse una cola de caballo y no perder tiempo en un peinado de estilista.

Y aunque Clinton tiene un buen punto, los detractores de esta prenda hacen todo lo posible por evitar su propagación.

En octubre de 2013, la revista Harper’s Bazaar declaró su postura al describir las donas para el cabello como “un accesorio no sofisticado que pertenece al pasado” e incluso existe un sitio llamado NoScrunchie.com para evitar que las mujeres con cabello rizado la usen.

¿Tú de qué lado estás?