mujer

¿Eres capaz de superar la adversidad? Descubre si eres una persona resiliente

mujeresreales9
gremlin via iStock

La resiliencia es la capacidad que tenemos para superar experiencias dolorosas y perturbadoras, de hecho, enfrentar la desilusión y la tristeza siempre ha sido parte de nuestras vidas. No significa que logres no sentirte devastado o que no te afecte profundamente lo que te ha causado dolor, significa que puedes manejar esas pérdidas y ese dolor, pero... ¿cómo lograr construirla?

1. Otra manera de ver el dolor

Las personas resilientes saben cómo pedir ayuda y sobre todo siempre recuerdan que no están determinados por aquello que les sucede. En lugar de quedarse con el dolor, encuentran diversas maneras de manejar sus emociones y sentimientos, como por ejemplo hacer meditación o ejercicio físico, o también enfocarse en el cuidado propio o en la búsqueda de sus pasiones. Es algo que nunca se deja de aprender.

donar redes sociales2 0
Alissa Kumarova/Shutterstock

2. Tener apoyo aumenta la resiliencia

Las personas que mantienen mejores relaciones tienen una inteligencia emocional más alta, piensan de forma más creativa y es más probable que pidan ayuda. Ser parte de una comunidad también significa que tenemos otras personas a las que prestar atención, y además nos recuerda que no somos los únicos que sienten dolor.

3. Apreciar todos los sentimientos

Estamos «programados» para recordar experiencias dolorosas y eventos negativos. Necesitamos esos recuerdos para la protección. También necesitamos TODAS nuestras emociones. El miedo reprimido conduce a problemas psicológicos y físicos, por ejemplo.

Las personas que son resilientes saben cómo expresar su ira y su miedo, y recuperarse de esos sentimientos al aceptarlos en lugar de negarlos. Al hacer esto, adquieren la sabiduría y fuerza interior que los eventos dolorosos tienen para ofrecer.

mujer leyendo libro sillon pensativ
Daniel Bruno via Shutterstock

4. Un aprendizaje constante

Las personas resilientes pueden aceptar todo lo que sienten, ya sea bueno o malo. También comprenden que la capacidad de resiliencia es algo que puede aumentar porque siempre se pueden encontrar formas de aprender y practicar esas cualidades.

Las situaciones dolorosas o la tristeza pueden aparecer en cualquier momento, pero la capacidad de sobreponerse a ellas es algo que puede crecer.

La clave está en el reconocimiento de que la capacidad de sobrellevar los momentos malos es algo que se aprende cada día. Poder ver los problemas de una manera no tan dolorosa, de hecho, es un desafío que hay que lograr cada vez que acontecen.