yum

Así fue como la cultura hippie influenció la gastronomía actual

Los alimentos que muchos consumimos a diario y que hoy día están tan de moda son nada más y nada menos que un «revival»de los productos que se consumían en la década de los 70. ¿Que cómo es posible?

Pues según Peter Meehan, director de la revista Lucky Peach, es muy sencillo: «la contracultura siempre está un paso adelante de la cultura imperante». Ni el bowl de açai ni la leche de almendras (ni siquiera los dátiles, las especias y el tahini) son productos de esta generación. ¿Quieres saber más sobre este fenómeno? Descubre a continuación cómo los hippies influenciaron fuertemente la gastronomía actual.

Diferenciarse de la tradición

Deborah Madison, chef y autora de libros de cocina vegetarianos, puede rastrear la influencia de sus platos e identificar la década de los 60 y 70 como la época en que se nutrió de conocimiento sobre alimentación más saludable.

Descubrieron formas distintas de cocinar de las que habían aprendido de sus padres y comenzaron tomar consciencia de la importancia de cada alimento en su vida cotidiana. Deborah aclara sin embargo que hoy por hoy tenemos acceso a distintos métodos de cocina de los que se conocían en la época y que este hecho mejora el producto final y nos posibilita una forma más amplia de disfrutarlo.

¿Por qué vuelve a manifestarse esta búsqueda en la actualidad?

Este retomar el valor de los alimentos que nos brinda la Madre Tierra nos conecta con lo esencial para la vida. Algo que parece mínimo o prescindible se torna central para sobrellevar de forma más saludable una vida inserta en la era digital, con un ritmo acelerado y excesos de ansiedad, estrés y depresión.

Según el chef Gerardo González «al vivir en un mundo virtual, la comida se transforma en una vía segura y accesible para agregar a nuestras vidas un poco de “realidad”». Este fenómeno da como resultado una extraña combinación entre iPhones y palo santo, tecnología y naturaleza que nos permite tomar lo mejor de ambos mundos.

Un paradigma en constante cambio

De acuerdo con Alissa Wagner, dueña de un restaurante en Manhattan, se viene dando una transformación gradual pero sostenida que deja atrás el paradigma de una alimentación centrada en la carne con sus respectivos restaurantes hipermasculinos. Se opta en cambio por ofrecer menús saludables, focalizados en las comidas sin procesar, orgánicas, naturales y llenas de vida.

Además se busca por medio de las redes sociales y de Internet en general de llegar a la mayor cantidad de personas con recetas fáciles de lograr y con ingredientes que ellos mismos pueden cultivar o conseguir de productores locales. Lograr una salud equilibrada y un bienestar físico y mental volvió a ser el objetivo de la alimentación (un lugar del que nunca deberíamos haberla corrido).

La granola que ves hoy en las góndolas del supermercado, el popular té de kombucha preparado y vendido en cantidades monumentales alrededor del mundo y la leche de almendras que puedes agregar a tu café en cualquier Starbucks no son inventos novedosos.

Hasta las famosas tostadas de palta evocan el sándwich de palta tan difundido en los 70. En la actualidad, todos podemos disfrutar de alimentos vegetarianos y veganos sin demasiado esfuerzo pensando siempre en vivir una vida más saludable y en armonía tanto con nuestro cuerpo como con el medio ambiente. Qué interesante reconocer entonces la influencia hippie en la gastronomía actual.