La historia detrás de los gummy bears (los rojos son tus favoritos)

Shutterstock / Viktor1

Si pensaba que las gomitas en forma de pandita eran mexicanas, lamentamos decirte que no es así. Estas deliciosas y tiernas golosinas tienen un origen alemán. En 1922 Hans Riegel se inspiró en los osos amaestrados que paseaban en los desfiles de las calles de su país para idear un dulce que llamara la atención de los niños. Así fue como nació la primera goma en forma de oso, a la cual llamó Gummibärchen.

Atrévete a probar: Gomitas con vodka: paso a paso

En realidad no eran las primeras golosinas que Riegel preparaba. Comenzó elaborando caramelos duros, pero no tuvieron tanto éxito. Decidió experimentar con caramelos más suaves hechos con grenetina, a diferencia de algunos que ya se vendían pero que estaban hechos a base de almidón de arroz o de maíz.

La empresa que comenzó a elaborarlos —y aún lo hace— era Haribo (acrónimo compuesto por el nombre de Hans Riegel y su ciudad natal Bonn). Los primeros gummy bears se prepararon en el patio interior de una casa, utilizando un saco de azúcar, grenetina, una caldera de cobre y una cocina de piedra. Los primeros ositos de goma eran más alargados que los actuales, endulzados con sabores frutales y se empleaban tres diferentes colorantes: rojo, amarillo y verde. Cuando empezaron a venderse costaban sólo un céntimo de marco alemán. 

¿Qué te parece esto?: Prueba hacer estos helados con Sprite y ositos de goma, ¡no vas a arrepentirte!

Los ositos de gomita adquirieron tal popularidad que incluso inspiraron una serie de dibujos animados: Disney's Adventures of the Gummi Bears, la cual se transmitió de 1985 a 1991. Sus anuncios de TV en Alemania también son muy conocidos y admirados por los niños.

Fue hasta la década de los 60 que esta simpática golosina llegó a nuestro país, cuando la empresa Ricolino lanzó al mercado la versión mexicana de los ositos de goma bajo la ya conocida marca Panditas.

El furor por los gummy bears es tal, que por ejemplo en la alemana Elizabeth Windisch ostenta el título del récord Guiness al oso de goma más grande del mundo, el cual pesó más de 500 kg y tardó seis días en elaborarlo.

 Antes de irte: ¡Adorarás estas gomitas de ositos con champagne! No podrás creer lo fácil que es prepararlos