pop

6 famosas a las que Hollywood llamó 'viejas' cuando cumplieron 30 ó 40: las quería de abuelas

famosas jovenes que querian de abuelas 2021 0
Gregg DeGuire vía Getty Images | John Shearer | Frazer Harrison vía Getty Images

Aunque glamurosa, la industria televisiva también puede ser incisiva y dura, especialmente con las mujeres. Mientras hay celebridades masculinas interpretando roles de jóvenes aunque tengan 40, 50 o hasta 60 años de edad en la vida real; muchos directores creen que las actrices tienen una pronta "caducidad".

charlize theron cabello corto rubio platinado
Matt Winkelmeyer/gettyimages

Por ello, no son de extrañar los testimonios de las famosas cuando, al cumplir cierta cantidad de años, comienzan a ser fichadas como "abuelas" o mujeres muy mayores en comparación con su edad real.

A continuación, te mostramos los casos más populares al respecto:

carrie anne moss 1
Bryan Bedder/Getty Images for ReedPOP

Carrie-Anne Moss

La canadiense famosa por interpretar a Trinity en la saga Matrix, tiene 53 años de edad. Sin embargo, cuando cumplió los 40, le ofrecieron un papel de abuela... justo un día después de haber celebrado su debut en "el cuarto piso".

carrie anne moss 2
Nicholas Hunt/Getty Images

Esto indignó a la actriz y la hizo sentir muy mal, tanto, que se retiró brevemente del cine para enfocarse a sus labores cotidianas... y que NADA tenían que ver con "hacer de abuelita".

Charlize Theron

Cuando tenía 40 años de edad, Charlize Theron recibió una llamada para realizar un casting dentro de la venidera cinta Wonder Woman (2017). La actriz se emocionó pensando que encarnaría a Diana Prince, y que con el tiempo, sus colegas serían nada menos que Ben Affleck y Henry Cavill, de 45 y 33 años de edad en aquella época.

Sin embargo, el agente de Theron le explicó que la querían para hacer el papel de "la mamá de Wonder Woman". La intérprete sudafricana se sintió muy ofendida y luego habló del incidente en muchas entrevistas:

«No rechacé el papel de Wonder Woman. Rechacé el papel de MADRE de Wonder Woman que me ofrecieron por teléfono. Este es un ejemplo de como Hollywood te da una bofetada cuando empiezas a 'envejecer'. Fue devastador»

Olivia Wilde

Antes de que El lobo de Wall Street llegara a los cines, Olivia Wilde era la favorita de Martin Scorsese para el papel de Nadine Caride.

Al momento del casting, Wilde tenía 28 años de edad, y en la historia Nadine tiene 29, así que incluso en ese rasgo todo era perfecto.

Sin embargo, la producción acabó contratando a Margot Robbie para ser la esposa de Leonardo DiCaprio en la cinta. Robbie mintió sobre su edad: tenía 25 en las audiciones, pero aseguró que tenía 22.

Olivia posteriormente ofreció entrevistas en las que contó que no le habían dado el papel por "vieja", y que su agente se había enterado de dicha excusa "tras bambalinas".

Maggie Gyllenhaal

En el año 2015, cuando esta nominada al Premio Oscar tenía 37 años de edad, un director (de quien no reveló el nombre) le dijo que estaba "muy vieja" para interpretar el papel que quería: el de amante de un hombre de 55 años.

Según contó Maggie, le aseguraron que el personaje de 55 años era "muy joven" para salir con alguien "tan vieja"... la actriz se echó a reír y se fue de la oficina de aquel "curioso" ejectutivo.

Camila Sodi y Mayrín Villanueva

Ahora saltamos de Hollywood a América Latina para un caso algo inverso: en su momento, Camila Sodi se enfiló sin problemas para interpretar a la protagonsita de la nueva versión de Rubí.

Sin embargo, muchos espectadores aseguraron que, a sus 33 años, era muy vieja para el papel. En su defensa, hay que recordar que Bárbara Mori tenía 26 años cuando dio vida al mismo personaje, siendo que este ronda los 18 en la trama.

En la misma producción, muchos criticaron que Mayrín Villanueva diera vida a la madre de Rubí: Doña Refugio. Tenían un punto poderoso, ya que Mayrín tenía 48 años cuando participó en la nueva versión de esta telenovela, siendo que su personaje es recordado como alguien que pasa de los 60.

¿Conocías sobre todos estos casos? Sin duda los medios de entretenimiento deben ser más abiertos para romper sus absurdos estereotipos.