pop

Imanol dejó las telenovelas y ahora es mucho más feliz: te contamos a qué se dedica

A mediados de los noventa, Imanol Landeta incursionó en la escena artística de las telenovelas mexicanas y desde su primer protagónico en El niño que vino del mar inició una exitosa carrera que lo catapultó a ser el crush de muchas fans de novelas infantiles y juveniles.

En De pocas pocas pulgas nos conquistó con su imagen de chico malo, mientras que unos años más tarde se consolidó como un galán de telenovela con Código Postal.

Además, a la par de su carrera como actor, Imanol apostó por la música y también endulzó los oídos de miles de fans que estaban totalmente comprometidas y ansiosas por continuar viendo a Landeta triunfar en la industria del entretenimiento.

No obstante, el actor con 22 años y una prometedora carrera por delante, de un momento a otro renunció a la vida artística y durante años dejó en la incertidumbre total a todos sus seguidores.

El año pasado, Imanol decidió ser mucho más abierto con su vida lejos de los reflectores y volvió a conectar con sus fans al hacer sus redes sociales públicas.

Esta apertura nos permitió conocer que el motocross, las actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza, la pintura y la vida en familia son parte de las cosas que ahora el exactor disfruta mucho.

Por sus posts es evidente la gran felicidad que experimenta en su Rancho La Cerrada, en cada escapada que se da en moto para descubrir las bellezas naturales de México y como papá de su pequeñita.

Sin embargo, más allá de la evidencia que tenemos en las sonrisas capturadas en cada fotografía, el exactor finalmente compartió a viva voz qué ha sido de él en estos años.

En entrevista para De Primera Mano, Imanol se sinceró sobre el curso que tomó su vida después de renunciar a su carrera como actor.

Durante este tiempo estudié administración, hice vida de familia, tengo una hija.

Además de ser padre, su formación en Administración le ha ayudado muchísimo a que su negocio basado principalmente en la agricultura prospere. Imanol es productor de miel, aguacate y otros cultivos. También tiene un amplio ganado con el que pretende sacar su línea premium de cortes.

Su vida cerca de la agricultura le ha permitido disfrutar de sus días en la naturaleza, lo cual es una gran bendición para el artista que cambió los sets de grabación por el campo.

Es bellísimo estar en el campo. No se siente el trabajo.

A pesar de tener que empezar a las cinco de la mañana todos los días, Landeta disfruta muchísimo este nuevo estilo de vida y se considera privilegiado por poder experimentarlo.

Me considero una persona privilegiada porque vivo en el campo… Respiro aire limpio y eso no creo que todo el mundo lo puede decir

Imanol también aprovechó para aclarar las razones que lo orillaron a retirarse de la actuación más allá de los rumores sobre su pérdida de cabello.

Por ahí cuentan que porque me quedé pelón, pero ante la genética no hay nada qué hacer.

El protagonista de Código Postal confesó que a medida que fue creciendo se alejó del estereotipo de galán mexicano y eso influyó un poco en buscar otros intereses.

Sin embargo, esa no fue la única razón para alejarse del medio del espectáculo, también tenía la iniciativa de conocer y desarrollarse profesionalmente más allá de la actuación.

«Yo creo que el estereotipo del galán en la televisión mexicana es totalmente diferente a mí; eso en parte, pero, por otro lado, yo quería satisfacer otras inquietudes mías, de desarrollar otras habilidades.»

Probablemente existen muchas personas que les encantaría volver a ver a Imanol en televisión, sin embargo, no cabe duda que el exactor disfruta de una vida próspera y muy feliz lejos de la actuación.

También te puede interesar: