pop

El caso de Nath Campos: 5 frases que nunca debes decirle a una víctima

La youtuber e intérprete musical Nath Campos, reveló recientemente su cruda historia de abuso sexual, señalando como agresor directo al también youtuber Rix.

En un acto de valentía, la joven de 25 años contó los detalles de su terrible experiencia. Por su parte, Rix y algunos "amigos en común" que tenía con Nath, aseguran recordar el momento de los hechos... en diferentes versiones que, con frecuencia, "reivindican" al agresor.

Claro que, en una esperanzadora muestra de que la sociedad se ha vuelto más civilizada, el apoyo a Nath predomina de forma generalizada a través de redes sociales.

No obstante, la joven youtuber no se ha librado de la revictimización y el escrutinio público condenándola. Lo peor en éste último punto, es que incluso es cuestionada por sus "amigos" y colegas, básicamente, culpándola de lo sucedido.

En pleno 2021, la cultura de la violación permanece a través de justificaciones banales y "chistes", mismos que se han arraigado a favor de los victimarios en un sistema añejo.

Lo anterior escala límites absurdos cuando el agresor es famoso. Aún siendo culpable, él se limita a "pedir perdón" para no perder fans, sabiendo de antemano que cuenta con una red de apoyo que lo seguirá a pesar de todo.

Luego de difundirse entre diversas organizaciones especializadas, se espera que el caso de Nath Campos obtenga justicia, así como el de muchas otras influencers.

Por ahora, la terrible experiencia de Nath con sus "amigos" (incluyendo a su agresor) vuelve a resaltar todo aquello que NUNCA debe decírsele a una víctima de abuso, sin importar el ámbito donde se desenvuelva.

Especialistas como las psicólogas Eliana Suarez y Tahany M. Gadalla, resaltan las frases más populares que continúan violentando los derechos humanos básicos en casos como el de Nath:

«Pues es que tú estabas bebiendo...»

Una persona en estado de ebriedad no está en condiciones de consentir una relación sexual, nunca.

¿Has notado cómo los agresores suelen ser absueltos de este punto alegando que "no sabían lo que hacían"? Curiosamente, las víctimas son culpadas por "andar en ese estado".

«¿Segura que fue un abuso?»

La cultura de la violación está normalizada en la sociedad, y por lo mismo, la lucha por reconocer una agresión puede ser ardua.

Tocamientos "leves", besos "robados", consentimientos forzados, entre otros gestos "del momento"; son claros abusos que la víctima puede llegar a minimizar por su cercanía con el agresor, básicamente porque si lo cuenta, es casi seguro que se topará con un desdén del tipo "estás exagerando".

«¿Por qué cuentas de tu abuso hasta ahora?»

De la misma forma en que un abuso puede tardar en reconocerse, las víctimas saben del juicio social que les espera cuando lo cuentan, en especial si su agresor era alguien cercano a ellas o llegan a sentir (erróneamente) que ellas lo provocaron.

Un abuso sexual puede generar shocks y negaciones a nivel psicológico. Cada quien lo maneja de diferente forma, pero el hecho de tardar en reconocerlo y denunciarlo, NO lo hace menos grave.

«Yo te apoyo, pero "Fulanito" es mi amigo... así que...»

A veces sorprende como la presunción de inocencia del agresor, es más importante que la solidaridad con la víctima, incluso si su pesar y/o sus traumas respecto al abuso son evidentes.

Puede llegar a ser difícil concebir a alguien cercano como el abusador de otra persona, pero ante cualquier juicio, es mejor permanecer en silencio que irse contra la parte acusadora. Simplemente, una muestra de desestimación nunca es necesaria.

«A lo mejor estaba jugando y una cosa llevó a la otra»

La cultura latina está llena de chistes de violación y abuso desde hace años. Debería ser claro a estas alturas que nunca fueron graciosos, y que siempre pueden cargar con algo de intención real.

Recuerda: a medida que una broma se vuelve más frecuente, se percibe en la realidad como "no tan grave". 

Ve también: