pop

Las hijas de Sergio Mayer cada día son más guapas (Antonia es igualita a su mamá)

Sergio Mayer es uno de los artistas más reconocidos de México.

Debido a que su carrera ha sido muy extensa (inició en el grupo musical Garibaldi y actualmente es diputado), el público quiere saber frecuentemente sobre su vida personal.

Aunque en los últimos años ha estado ausente del mundo de la farándula, se mantiene muy activo en sus redes sociales, que se han convertido en el medio para mantenerse en comunicación con sus fans.

A través de estas plataformas también nos regala algunos vistazos a su vida familiar, especialmente sobre lo mucho que han crecido sus hijas.

Sergio Mayer e Isaabela Camil se conocieron en el 2006, durante el rodaje de la telenovela La fea más bella.

Inmediatamente quedaron flechados y en el 2009 contrajeron nupcias en una celebración privada, en la paradisiaca Riviera Maya.

Durante su noviazgo recibieron a su primera hija en conjunto: Camila Antonia. Previamente, Sergio Mayer ya se había estrenado como papá con Bárbara Mori.

En el 2011, la familia creció con la llegada de su hija menor, Victoria.

Desde sus primeros años, el actor y diputado ha compartido en sus redes sociales fotografías de las pequeñas, dando cuenta de lo mucho que han crecido.

Antonia actualmente ya es toda una adolescente (tiene 14 años) y creó su propia cuenta de Instagram, donde también comparte retratos de ella y su hermana.

En el 2019, la joven decidió hacer un cambio en su vida: estudiar en el extranjero, en una escuela pública de Estados Unidos.

No obstante, debido a la pandemia de coronavirus tuvo que regresar a México, para estar cerca de su familia.

La pequeña Victoria también tiene una cuenta en Instagram, aunque se muestra mucho menos activa que su hermana mayor.

Cada vez que Sergio pasa tiempo con toda su familia, aprovecha para compartir fotografías que demuestran lo unidos que son y los divertidos momentos que disfrutan.

Los Mayer-Camil pasaron las fiestas decembrinas juntos y las fotografías en redes sociales son la última prueba de lo mucho que han crecido las hijas.

Antonia se parece cada día más a Issabela: la característica más notoria que recibió de su mamá fueron sus prominentes pómulos.

Por su parte, Victoria aún tiene que crecer un poco más para que se noten sus rasgos, pero todo apunta a que heredará el atractivo de su papá.

(Clic en la flecha para ver más fotos)

De lo que no queda duda es que ambas niñas están llenas de estilo, tal como ambos actores.

Con el tiempo, podremos ser testigo de lo mucho que crecen Antonia y Victoria, quienes sin duda serán muy guapas.

Checa estas historias: