pop

La Bella y La Bestia sí existieron, pero la historia real es mucho más oscura y triste

la bella y la bestia escena baile reutilizada
Walt Disney Pictures

Disney tiene la magia para crear increíbles cuentos de hadas y princesas en la pantalla grande. No obstante, muchas de las historias en las que están basadas nuestras películas de la infancia realmente provienen de obras mucho más oscuras y crueles que podrían habernos generado un trauma de pequeños si hubieran sido presentadas tal y como lo autores originales las pensaron.

Los cuentos de los hermanos Grimm son la más popular inspiración de las princesas y personajes clásicos de Disney, pero existen otras novelas e incluso historias reales que sirvieron de inspiración.

la bella la bestia enojado
Walt Disney Pictures

La Bella y la Bestia

La Bella y la Bestia nos cautivó a inicios de los noventa. De pequeños, la romántica historia de Bella y Bestia nos enseñó que el amor verdadero va más allá de la apariencia y nos enamoró con la hermosa canción 'Fábula ancestral'.

Un poco más grandes notamos el lado oscuro del filme, como el hecho que Bella se enamore de su secuestrador. Más allá de este cruento momento, la historia real que inspiró a La Bella y la Bestia cuenta instantes más tristes que los que vimos en pantalla.

princesas disney looks moderns
Walt Disney Pictures via IMDB

La historia real de 'La Bella y la Bestia'

A lo largo de los siglos, ha existido una gran variedad de versiones sobre La Bella y la Bestia. La película de Disney está basada en una versión escrita por Jeanne-Marie Leprince, quien se inspiró en el cuento de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve.

Se cree que este cuento de hadas realmente está basado en una historia real del siglo XVI. De acuerdo con el sitio especializado en historia History Collection, es muy probable que Gabrielle Suzanne Barbot de Villeneuve se haya inspirado en la vida de Petrus y Catherine Gonsalvus para crear el cuento de La Bella y la Bestia.

eleanor vere boyle beauty and the beast
Eleanor Vere Boyle vía Wikipedia Commons

La bestia: Pedro Gonzales

Pedro González nació en Tenerife en 1537 con una condición que ahora conocemos como hipertricosis, la cual provoca un vello excesivo y largo en todo el cuerpo, incluso en manos y pies. En ese entonces se desconocía que era una enfermedad, por lo que las personas que la padecían eran tratadas como fenómenos.

A los 10 años, Pedro se convirtió en un regalo para el nuevo rey de Francia, Enrique II, quien coleccionaba hombres y mujeres extraños. Tener a un niño similar a un animal peludo era algo bastante tentador para su colección y pronto Pedro se convirtió en una de sus criaturas favoritas.

Después de vivir un tiempo en los calabozos y ser tratado como si fuera un animal, los doctores del Rey le advirtieron que Pedro realmente no era un ser salvaje y que inclusive hablaba un poco, puesto que había dicho su nombre. Ante ello, el Rey decidió realizar un experimento para ver si se podía domesticar a un 'niño salvaje'.

El experimento incluyó un cambio de nombre a Petrus Gonsalvus, educación, ropa y trato como si fuera un hombre noble. Con el paso de los años, Petrus se convirtió en un caballero más de la corte. No obstante, su físico le imposibilitaba tener esposa.

Después de la muerte del Rey, su esposa, la reina Catherine tomó el control y sus primeras acciones en el poder involucraron a Petrus.

hairy
Elen Tkacheva / Shutterstock

La reina no era una buena persona y muchas de sus acciones tenían un intención oculta. Catherine sabía que tener un hombre peludo en la corte era valioso, por lo que imaginó que tener más de uno sería aún mejor. Por ello, estaba empeñada en casar a Petrus y que él tuviera hijos.

Después de entrevistar a muchas mujeres, la reina se decidió por la hija de una las parejas de la servidumbre, quien curiosamente también se llamaba Catherine. La joven no sabía realmente con quién se iba a casar y, al ser un arreglo de la reina, no podía rechazarlo.

plate 1 pedro gonzalez petrus gonsalvus and his wife catherine 1987
Gift of Mrs. Lessing J. Rosenwald / Courtesy National Gallery of Art, Washington

No sabemos realmente cuál fue la reacción de Catherine la primera vez que vio a su futuro esposo. Sin embargo, tiempo después, tal y como esperaba la reina, los recién casados comenzaron a tener hijos juntos.

Para sorpresa de la reina, los primeros dos hijos de Catherine y Petrus nacieron sin el vello excesivo que tanto ansiaba. No obstante, el tercero finalmente sí nació con el mismo padecimiento que su padre. Catherine y Petrus tuvieron siete hijos en total, cuatro de ellos cubiertos de pelo.

plate 2 the children of pedro gonzalez petrus gonsalvus 1987
Gift of Mrs. Lessing J. Rosenwald / Courtesy National Gallery of Art, Washington

Petrus y su familia eran tratados como propiedad de la reina, por lo que una vez que los niños crecieron un poco fueron regalados a otras cortes de Europa.

También te puede interesar: