pop

Lidia Ávila reveló cómo perdió a su hija hace 10 años: la historia que no conocías

A más de 10 años de perder a la bebé producto de su primer embarazo, Lidia Ávila ha confesado todos los detalles de esos momentos tan impactantes como dolorosos.

Soy una persona antes de eso y una persona después.

Mejor conocida por su participación en los exitosos grupos musicales Onda Vaselina y OV7, Lidia Ávila conoció el éxito a muy temprana edad, pero tuvo una vida muy difícil.

Enfrentó varios cambios en la agrupación y hasta la desintegración indefinida de la banda hace unos años, pero nada la impactó tanto como el hecho de volverse madre.

A más de 10 años de quedar embarazada y dar a luz por primera vez, Lidia confesó en una entrevista que la dicha más grande se convirtió rápidamente en momentos muy angustiantes.

Sophia, la hija que tuvo con su primer esposo Paulo Lauría, tuvo complicaciones desde antes de nacer:

« Voy a una consulta del ginecólogo y me dice ‘Oye, ¿qué crees? De la consulta pasada a esta la bebé tiene un quiste en la panza’... ‘lo que es un hecho es que tiene que nacer y la tenemos que operar’».

La artista confesó que en ese momento no se preocupó por el futuro de su bebé, pues parecía que los doctores podrían arreglar el problema.

Desafortunadamente, las cosas con el embarazo se complicaron:

«Iba más seguido con el ginecólogo, y me dice ‘la bebé bajó 200 gramos, hay que hacer cesárea ya… nace la bebé con la pancita muy distendida del quiste, que era como de 5 o 6 cm. Para la pancita de una bebé es muchísimo».

Cuando la pequeña Sophia nació, comenzaron las cirugías para intentar sanar su estado y prolongar su vida. Los 4 médicos responsables enfrentaron a la madre con malas noticias:

«Me dicen ‘Oye, Lidia. La cirugía salió bien pero el resultado no es el que esperábamos. El quiste era todo el intestino hecho bola… le quitamos todo y tu hija quedó con síndrome de intestino corto»

Lidia no entendía lo que significaba, pero investigó todo lo que pudo al respecto sobre la condición de su hija:

«Evidentemente me volví experta en el tema y, no sé si todo el mundo lo sepa, pero nacemos con un metro veinte (centímetros) de intestino delgado… ella tenía 20 centímetros».

Fue un duro golpe para la cantante quien comenzó a entender la gravedad de la situación:

Ahí me cayó el veinte y les dije: ‘¿Cómo, mi hija se va a morir?’ y me dicen ‘sí’.

El intestino de la pequeña no podía absorber los nutrientes necesarios para sobrevivir, lo que a futuro afectaría otros de sus órganos vitales. Además por su condición, contrajo varias enfermedades:

«Le dio neumonía, le dio pulmonía, le dio todo. Todo lo que te puedas imaginar: estuvo 3 meses en el hospital sin salir, me dejaban verla 3 horas en la mañana y 3 horas en la tarde».

Por más que los médicos buscaron cómo ayudarla, la vida de la bebé no duraría lo que Lidia esperaba y una profunda tristeza la invadió.

En ese momento la vida de la cantante cambió por completo:

«No se lo deseo a nadie en el mundo. La muerte de un hijo es, bien dicen que hay huérfanos, viudos, pero ni siquiera tienen nombre… yo me iba a mi casa a esperar la llamada de ‘ya se murió’».

Durante 6 meses se intentó todo lo humanamente posible para salvar a Sophia y la familia no dejaba de pedir y rezar por su recuperación, hasta que Lidia les dijo:

Si van a pedir algo, pídanle a Diosito que ya se la lleve, porque yo no quiero ver a mi hija así.

Lamentablemente la bebé nunca tuvo la fuerza suficiente, su situación no mejoró y murió el 26 de septiembre.

Lidia tiene dos hijos muy sanos con su segundo esposo, el cirujano Issac De Hita, pero nunca olvidará ese trágico episodio que vivió con su primer ángel, Sophia.

También te puede interesar: