pop

Las hijas de Dominika Paleta ya son unas señoritas y son tan guapas como su mamá

Al igual que su talentosa hermana Ludwika, Dominika Paleta es considerada una de las actrices más guapas y carismáticas de la farándula mexicana.

Ha participado en grandes melodramas como El hotel de los secretos, Antes muerta que Lichita y Triunfó el amor, producciones que la convirtieron en todo un ícono de las telenovelas.

Originaria de Polonia, la actriz siempre ha sobresalido por tener una belleza privilegiada y gran personalidad, cualidades que le heredó a sus hijas María y Aitana.

En el año 2000, Dominika decidió unir su vida con el actor y empresario Fabián Ibarra. Dos años más tarde, la pareja agrandó su familia con el nacimiento de su primera hija, la hermosa María Ibarra.

Tres años después, el matrimonio recibió a la cigüeña por segunda ocasión con la llegada de Aitana, una pequeñita que es idéntica a la famosa actriz.

Anteriormente, Dominika procuraba mantenerlas en el anonimato y protegerlas de los medios y la industria del espectáculo.

A través de fotografías y emojis, la intérprete dejaba ver sólo una pequeña parte de los rostros de María y Aitana.

No obstante, desde hace un par de meses Dominika ha empezado a compartir publicaciones de los increíbles momentos que comparte con sus hijas.

Gracias a estas imágenes, las adolescentes han demostrado que el gen de la belleza y el carisma se hereda entre los miembros de esta familia.

¿Notas el parecido?

En múltiples ocasiones, la villana de Mañana es para siempre ha aprovechado su perfil de Instagram para mostrar el enorme parecido que guarda con su hija mayor, María.

Además de compartir unos ojos pispiretos y la forma de la nariz, tienen una cálida sonrisa que las hace lucir como hermanas. ¡Qué bonitas!

Desde que era una bebé, Dominika se ha encargado de llevarla a conocer el mundo y reforzar su relación madre-hija.

Ya sea celebraciones como Halloween o Navidad, hasta sus viajes a los lugares más exóticos y lujosos del mundo, la artista no duda en gritar a los cuatro vientos el amor que siente por su primogénita.

Al igual que su madre, María adora recorrer el mundo y pasar tiempo con sus seres queridos, como prueban sus muchas publicaciones en sitios como Ecuador, la Isla Galápagos, Los Cabos y Europa.

Con apenas 18 años de edad, la joven tiene su propia marca de ropa personalizada y macetas de barro, objetos que ella diseña y decora con sus propias manos. ¡Wooow!

Por otro lado, Aitana (la más pequeñita de la familia) también comparte bellos e inolvidables momentos con su mamá.

Ambas son grandes seguidoras de la Selección Mexicana de Fútbol y el deporte en general.

De hecho, la pre adolescente pertenece a un equipo de soccer en donde ha demostrado ser toda una maestra del balompié.

Cuando están juntas disfrutan de cocinar pasteles, hacer ejercicio, visitar la playa y dar paseos en bicicleta.

A medida que el tiempo pasa, es posible ver como va luciendo más y más como su mamá. ¡Son igualitas!

Siempre que tiene espacio en su ajetreada agenda, la actriz se reúne con su familia para compartir momentos de calidad, demostrando que no existe ningún impedimento para cuidar de los seres queridos.

Todo un ejemplo a seguir, ¿no lo crees?

No cabe duda, María y Aitana heredaron la belleza y el encanto de su madre. ¡Son fabulosas!

Más sobre tus celebridades favoritas: