pop

Emilia Clarke no podía recordar su nombre: una enfermedad casi acaba con su carrera y su vida

daenerys got 852
HBO

Daenerys Targaryen se consolidó como una de las mujeres más poderosas de la televisión. Durante ocho temporadas, Emilia Clarke fue la responsable de encarnar a la legendaria Madre de Dragones. No obstante, en los primeros años de Game of Thrones, Clarke estuvo a punto no sólo de despedirse de este legendario personaje, sino también de su propia vida.

daenerys targaryen game of thrones
HBO/Difusión

Después del éxito de la primera temporada, la actriz británica reconoció que este papel era el inicio de una exitosa carrera en el medio. Sin embargo, su salud le tenía preparada una muy desagradable sorpresa: un aneurisma cerebral que amenazó su vida.

Justo cuando todos los sueños de mi infancia parecían haberse hecho realidad, casi pierdo la cabeza y luego mi vida.
got  khaleesi  serie
Warner Bros. Television Distribution

Emilia Clarke reveló en un profundo y personal artículo para The New Yorkerel terrible episodio que experimentó cuando su cerebro anunció el primero de dos aneurismas que la azotaron en los primeros años de Game of Thrones.

El 11 de febrero de 2011, durante su entrenamiento físico, la actriz sintió un terrible dolor de cabeza que intentó ignorar al principio pero el dolor creció a tal grado que ella solita supo que algo estaba mal en su cerebro.

En cierto nivel, sabía lo que estaba pasando: mi cerebro estaba dañado.
emilia clarke game of thrones panel 2011 winter tca
Frederick M. Brown/Getty Images

Mientras el dolor azotaba su vida, la recién Daenerys Targaryen procuraba mantenerse en el aquí y ahora mientras escarbaba en su memoria e intentaba decir su líneas de Game of Thrones pero de un momento a otro todo se nubló.

El trayecto al hospital fue un periodo borroso: paramédicos hablaban sobre sus signos vitales, la sirena de la ambulancia resonaba a lo lejos, una llamada a sus padres para notificarlos de su estado.

Después de una resonancia magnética (un escáner del cerebro), Emilia Clarke supo que amenazaba su vida: un aneurisma cerebral, es decir una pequeña protuberancia que se forma en un vaso sanguíneo en el cerebro, tuvo una rotura que inició un letal sangrado.

Esta hemorragia cerebral es potencialmente mortal, ya que alrededor de un tercio de los pacientes que la sufren mueren inmediatamente o poco después de la afección.

Una vez de saber su condición Clarke ingresó de inmediato a quirófano donde los médicos hicieron todo lo posible por combatir la hemorragia. La actriz cuenta que a pesar de lo alarmante que era todo, la cirugía fue «mínimamente invasiva», es decir, no le abrieron el cráneo, sino que desde un arteria en la ingle, un pequeño cable fue introducido y viajó hasta el cerebro para sellar el aneurisma.

Esta no sería mi última cirugía y no sería la peor. Tenía veinticuatro años.

En este tipo de operaciones, las primeras semanas de recuperación son clave. Los doctores notificaron a Emilia y le dijeron que tenía que llegar a la marca de las dos semanas sin tener complicaciones graves para contar con altas posibilidades de una buena recuperación.

No obstante, una noches después de haber pasado la marca crucial, una enfermera le preguntó su nombre y Emilia simplemente no pudo decirlo.

No podía recordarlo. En cambio, palabras sin sentido salieron de mi boca y entré en pánico.

El balbuceo originó que la actriz sintiera un terrible miedo y sensación de fatalidad. Pensó que ya no valía la pena continuar viviendo. Como actriz, no poder comunicarse implicaba que ya no iba a tener carrera y eso desanimaba tanto a Emilia que incluso le pidió al personal médico que la dejaran morir.

Podía ver mi vida por delante, y no valía la pena vivirla. Soy actriz, necesito recordar mis líneas. Ahora no puedo recordar mi nombre.
yo antes de ti frases de la pelicula
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)

Afortunadamente, este episodio de balbuceo de cosas sin sentido fue breve y Emilia lo superó. Después de un mes de estar hospitalizada, la actriz salió victoriosa pero los dolores de cabeza de la recuperación fueron una constante durante la grabación de la segunda temporada de GoT.

Además, la actriz estaba advertida de un segundo aneurisma que amenazaba el otro lado de su cerebro, el cual tenía que ser checado con regularidad para evitar consecuencias graves.

La temporada 2 sería mi peor. No sabía lo que estaba haciendo Daenerys. Si soy sincera, cada minuto de cada día pensé que iba a morir.

En 2013, después de terminar de grabar la tercera temporada, Clarke ingresó al hospital para una segunda cirugía. En este caso, no había una hemorragia previa por lo que se respiraba un poco más de calma. Desafortunadamente, lo que se suponía que iba a ser una operación sencilla terminó en una cirugía de emergencia donde el cráneo de Emilia tuvo que se abierto para detener una hemorragia masiva que se generó durante el procedimiento.

Mis posibilidades de sobrevivir eran precarias si no volvían a operar. Esta vez necesitaban acceder a mi cerebro a la antigua, a través de mi cráneo.

Clarke salió de quirófano y la desesperanza, ansiedad y ataques de pánico la acompañaron durante varias semanas. Después de un mes de recuperación y con un cráneo con un par de placas de titanio, la actriz fue dada de alta y con ello inició un desafiante proceso de recuperación lejos del hospital.

Afortunadamente, años después, la actriz goza una buena salud, una muy buena memoria, un gran éxito y reconocimiento por haber interpretado a Daenerys Targaryen, la Madre de los Dragones, así como una gran carrera por delante.

Además, Emilia fundó SameYou, una organización benéfica que brinda tratamiento a los pacientes que se recuperan de lesiones cerebrales y accidentes cerebrovasculares.

emilia clarke retrato
Frederick M. Brown/Getty Images

También te puede interesar: