pop

La forma en la que Erika Buenfil se enteró de que el papá de su hijo iba a casarse es digna de una novela

ERIKABUENFIL50 3mujeres
MEZCAL ENTERTAINMENT

La actriz Erika Buenfil es muy conocida y querida en el mundo del espectáculo por sus grandes personajes en telenovelas así como por su carismática personalidad en redes sociales.

Sin embargo, el tema personal es uno que prefiere dejar de lado y no hablar tanto de manera pública.

En sus redes sociales deja ver lo mucho que quiere a su hijo Nicolás y la buena relación que llevan juntos.

Y, aunque con él ha sido muy clara acerca de que su padre es Ernesto Zedillo Jr., esa información se la reservó durante un tiempo para el resto del público.

De hecho, la historia general de su romance con el hijo del ex presidente mexicano es “todo un tema para una telenovela”, según comentó la propia Erika Buenfil.

Todo pasó en el 2004: la relación entre los dos fue fugaz. En parte, porque ella no estaba segura de seguir porque él era mucho más joven que ella.

Aún así, mantuvieron la relación por un par de meses, en especial por el interés de él. Sin embargo, ese interés se acabó cuando ella le confesó que estaba embarazada.

«Fue de una noche, de que dices, ‘bueno, ok’. Él quiso seguir la relación, pero le dije, ‘te tengo que contar algo’, me dijo ‘¿cómo?’ y entonces ya terminó la relación», contó Erika Buenfil en una entrevista a Aurora Valle.

Lo que más le sorprendió de su embarazo fue que sí se estaba cuidando y que previamente había querido tener un hijo con otro novio y no se había logrado embarazar.

De hecho, en las primeras etapas de su embarazo ella no lo podía creer hasta que dijo: entonces ahora es porque Dios quiso.

Y, a pesar de que no era la manera tradicional o planeada para embarazarse, asegura que fue lo mejor que me pudo haber pasado.

A pesar de que, al principio Erika Buenfil creyó que el papá de su hijo la apoyaría en el cuidado o crianza, él se alejó por completo al enterarse de su embarazo.

No sólo eso, sino que apenas unos meses después se casó.

Según recuerda Erika en una entrevista con Aurora Valle, en enero del 2005 ella tenía 8 meses de embarazo cuando una revista de espectáculos publicó la boda de Ernesto Zedillo Jr.

Ella estaba en Monterrey, en casa de sus papás para recibir a Nicolás allá.

«Me acuerdo que oigo como mucho escándalo y entonces camino muy despacito para oír lo que estaban diciendo en la planta baja de mi casa y entonces oigo que dicen "no se la enseñen, no le digan nada"».

La familia de Erika Buenfil no quería que se enterara de la boda de Ernesto Zedillo de esta manera. Sin embargo, ella le pidió a un chofer que la llevara a una tienda para poder verla.

«Y es horrible y si lo cuentan en una telenovela es un súper tema, pero es la realidad».

Aún así, asegura que nunca perdió su fe ni el entusiasmo: «Sí sufrí, claro, y lloras y te rompes por dentro pero pues qué hago, qué hacía».

A pesar de que su familia le sugirió en varias ocasiones buscarlo y pedirle su ayuda para criar a Nicolás, ella nunca quiso hacerlo para evitarse más problemas.

Por su parte, el padre de Nicolás tampoco se acercó a ella ni intentó contactarla de alguna manera. Por eso, ella le dio sus dos apellidos a su hijo.

Solo en una ocasión, cuando Nicolás ya tenía 2 años, lo vio, pero no volvió a tener contacto ni con Erika ni con su hijo.

La actriz asegura que nunca le negó a su hijo quién era su papá ni le ha prohibido buscarlo, pero hasta el momento Nicolás no ha mostrado interés en conocerlo.

Tanto la actriz como su hijo mantienen una buena relación y se quieren sin importar cómo nació su familia.

Otras historias que te pueden interesar: