pop

Ren y Stimpy tienen algo en común con 'Alicia en el País de las Maravillas': nada agradable

ren y stimpy alicia documental 2020 0
Nickelodeon | Walt Disney Pictures

Con frecuencia los "pequeños" millennials tienen una queja unificada en redes sociales: algo o alguien está arruinando su infancia, y pues ¡oh, la tragedia!

Eso sí, los más sensatos saben que la oscuridad en materiales infantiles nunca falta, incluso desde que Lewis Carroll fue reconocido por diversos historiadores como un "pedófilo reprimido", y aún así, ampliamente gratificado en el mundo literario por el legado que dejó con Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas (1865).

ren stimpy show documental nickelodeon
Nickelodeon

Recientemente, algo parecido ocurrió con el ilustrador canadiense John Kricfalusi, el famoso creador de la trasgresora serie animada Ren & Stimpy.

El show se transmitió en Nickelodeon a principios y mediados de la década de 1990, y aunque aparentemente estaba hecho para niños, incluía chistes oscuros que, si bien lograban incomodar a los padres de aquel entonces, era inevitable que incluso ellos soltaran la carcajada de vez en cuando.

ren stimpy show documental nickelodeon escena
Nickelodeon

Los protagonistas hablaban por sí solos de dinámicas sociales tristemente frecuentes: Ren (el perro chihuahua) era un psicópata gritón y enojado que abusaba violentamente de su amigo Stimpy (el gato) siempre lento y devoto.

Precisamente el más reciente documental de este legendaria serie (Happy Happy Joy Joy-The Ren & Stimpy Story) retoma la narrativa de los personajes... incluso menciona que Kricfalusi se reflejaba a sí mismo en Ren, casi siempre de una forma demasiado apegada.

El ascenso al éxito de Ren & Stimpy como caricatura, tuvo los mismos "vaivenes" de Kricfalusi en Nickelodeon: mientras al principio se glorificaba su ingenio cómico en la compañía, poco a poco se revelaron historias turbias de John, quien propiciaba un ambiente tóxico y se ganó la fama de "pederasta" entre sus compañeros.

Con el tiempo, John Kricfalusi fue expulsado del programa, culminando su "fama" en acusaciones de abuso sexual de menores, violencia y comportamiento agresivo. Muchas de sus víctimas, incluso escribieron su testimonio en BuzzFeeddurante el año 2018.

Si bien el documental se enfoca prioritariamente en el éxito y la caída del show, inevitablemente en varios puntos resurgen los cuestionables comportamientos de John en el set, lo cual no eximía ni a sus más fervientes fanáticos... en especial si se trataba de chicas jóvenes.

Aquí entran a escena Robyn Byrd y Katie Rice, quienes acusaron al dibujante de relaciones inapropiadas. Byrd llegó a ser "novia" de Kricfalusi cuando ella sólo tenía 16 años y él rebasaba los 30. Por otro lado, Rice fue una fanática que contactó a John vía telefónica: mientras ella era menor de edad y sólo llamaba para preguntar por el show, John se masturbaba mientras hablaba con ella.

Byrd aparece en Happy Happy Joy Joy contando cómo pensó que John (al inicio) podría haber sido su mentor mientras era una aspirante a artista. Sin embargo, el polémico dibujante utilizó su poderosa posición para seducirla.

Este tipo de anécdotas se replican entre los colegas varones de Kricfalusi, quienes recuerdan con incomodidad sus comentarios sobre niñas y mujeres jóvenes, entre ellas, Vanessa Coffey (una ejecutiva de Nickelodeon).

Coffey relató abiertamente en Twitter el abuso sexual por parte de Kricfalusi:

Me dolió que usara a 'Ren y Stimpy' de esa manera... para atraer a las chicas a su bóveda.

Si bien el documental (con fecha de estreno para el 14 de agosto de 2020) reconoce la brillantez de la caricatura mientras profundiza en la la vida Kricfalusi, sin duda a algunos les molestará encontrar el sucio historial de quien concibió al perro y al gato más carismáticos de Nickelodeon.

Ante la pregunta inevitable de "¿no podríamos sólo disfrutar de la caricatura?", la respuesta más simple es que sí, pero obtener el contexto tras la experiencia, es un recurso más para cuestionar proyectos venideros y reconocer actitudes que nunca más deberían ser permitidas.

Ve también: