pop

Una desagradable escena fue real en 'Pasión de Gavilanes'

Instagram

En octubre de 2003 llegó a la pantalla chica una de las mejores telenovelas que han cautivado a la audiencia: Pasión de Gavilanes. Este melodrama colombiano nos contó la historia de los hermanos Reyes, Juan, Óscar y Franco, que, en esencia, son buenos hombres pero la muerte de su hermana Libia los motiva a buscar venganza de los Elizondo.

Sin embargo, una vez que conocen a las atractivas hermanas de esta familia (Norma, Jimena y Sara), sus planes de venganza sufrirán una serie de altibajos plagados de amoríos, traiciones y secretos.

Instagram

Como en toda telenovela, Pasión de Gavilanes está llena de antagonistas que dedican su tiempo a hacer imposibles las vidas de los buenos. Entre ellos, destaca la obsesiva y manipuladora Dinora Rosales, interpretada por Lorena Meritano.

lorena meritano pasion de gavilanes 2003 01
Caracol Televisión

La obsesión de Dinora por Juan Reyes (Mario Cimarro) la orilla constantemente ha tener actos que rayan en la locura como cuando secuestra a Juan y lo somete a estar amarrado de pies y manos en una cabaña remota.

mario cimarro lorena meritano pasion de gavilanes 2003
Caracol Televisión

Esta acción sin duda impactó a la audiencia y les dio la oportunidad de ver a Juan en un estado bastante vulnerable, donde sus característicos músculos no le ayudaron de mucho.

Además, también vieron a un personaje femenino disfrutando de un amplio momento de poder y fuerza sobre un hombre que anteriormente se había mostrado bastante fuerte.

mario cimarro lorena meritano pasion de gavilanes 2003 01
Caracol Televisión

No cabe duda que las escenas que comparten los actores durante este secuestro son bastante intensas (la música melodramática que constantemente las acompaña ayuda bastante a este punto).

Sin embargo, más allá de la intensidad propia de estas secuencias descritas en el guión, los actores, Lorena y Juan, también se sumergieron tanto en la acción que incluso tuvieron momentos en donde la improvisación tuvo cabida.

Durante este secuestro, Dinora no desaprovecha la oportunidad de mostrar la autoridad que tiene sobre el sometido Juan. Mientras le deja en claro que «ningún macho la escoge, sino que ella escoge al que desea», la obsesiva mujer pasa sus manos una y otra vez por todo el cuerpo de Juan.

Yo siempre hago con los hombres lo que se me da la gana.

Su pasión por demostrarle que ella ya tiene el control escala hasta el momento en el que, a pesar de la renuencia de Juan, Dinorah lo besa. El beso se convierte en una tortura de la que escapa Reyes gracias a una sangrienta mordida.

Inmediatamente, Juan le advierte que la próxima vez que intente besarlo le arranca los labios. Su amenaza viene acompañada con una ráfaga de escupitajos que realmente no estaban descritos en el guión, pero Mario Cimarro consideró que era la mejor forma de aumentar el desagrado y odio que siente Juan hacia Dinora en ese momento.

La acción de Mario muy probablemente tomó por sorpresa a Lorena. No obstante, la actriz de origen argentino continuó perfecto con la acción.

El momento se encuentra a partir del minuto 13:03.

También te puede interesar: