pop

Erika Buenfil casi terminó su embarazo por vanidad: confesó cómo cambió de opinión

gettyimages 173973728
Gustavo Caballero vía Getty Images

Erika Buenfil confesó los momentos más duros que vivió durante el embarazo de su único hijo, Nicolás.

La actriz está gozando de un gran momento de popularidad, en parte gracias al empeño y creatividad de sus videos en la plataforma TikTok.

Pero también es señalada por los usuarios en redes sociales como un gran ejemplo de fortaleza, debido a la manera en que está sacando adelante a su hijo, como madre soltera.

Recientemente, la actriz de Te doy la vida, reveló los momentos más difíciles en su vida que llegaron con su embarazo.

El padre ausente

El padre de su hijo, Nicolás, Ernesto Zedillo Jr, tuvo una relación con la actriz pero nunca pensó en hacerse cargo del hijo de ambos, nacido en febrero de 2005.

Ante el abandono del padre, Erika se enfrentó a la realidad de criar a un pequeño sin el apoyo de una pareja, pero eso no la derribó:

«Dije ‘no te preocupes, mi hijito’. Yo tengo una forma de ser que todo lo transformo en algo positivo».

Así lo reveló Erika en el programa Confesiones, y mencionó que en ese tiempo perdió su trabajo.

Me cerraron las puertas, trabajando. De repente dejó de haber oportunidades laborales.

El apoyo incondicional de una madre

En ese difícil momento, contó con el apoyo de su madre, quien siempre cuidó de Erika y su hijo ante la incertidumbre de criar a un hijo sola.

La señora María Martha López tomó la noticia del embarazo de mala manera:

«Se enojó mucho porque yo vengo de una familia muy tradicional. La más cuidada se le salió del huacal… ella soñaba con el matrimonio, pero siempre hay una ovejita descarriada y esa me tocó ser a mí, pero luego me apoyó y obviamente estaba muy feliz».

Una vez que las cosas se calmaron, incluso le dio un gran consejo que su hija le agradeció por ser algo más que una premonición: fue un aviso de lo que vendría.

«Como buena norteña, me dijo ‘no creo que te respalde’. Y no se equivocó… salimos adelante con un gran respaldo y un gran amor, finalmente es la familia. Nadie me dio la espalda, al contrario me trataron con tanto amor».

Problemas de vanidad: adiós a su figura

La actriz también ha comentado que uno de sus principales problemas con el embarazo fue perder su esbelta figura, por lo que tanto trabajó en los años previos a su relación.

«Me embaracé muy delgada, como nunca lo había estado, entonces me daba mucho coraje estar embarazada logrando esa delgadez».

Erika comenzó a tener muchos problemas a partir de esto, por lo que tuvo que recurrir a la ayuda de toda una profesional:

«No quería comer, para no engordar. Hasta que mi mamá me regañó y comenzó a cuidarme»

El camino de una madre soltera

La actriz ha dejado muy claro que a pesar de la figura ausente del padre de Nicolás, ella nunca le ha mentido sobre su identidad:

«Nunca le hablé mal de él, no es un fantasma, ni jamás le dije ‘se murió’ o ‘se fue’. Así están las cosas y él sabe quién es y quién es su abuelo»

La mamá más feliz

A pesar de seguir criando a su hijo 15 años como madre soltera, la actriz comentó que no se arrepiente de nada.

Fue lo mejor que me pudo haber pasado en la vida.

También te puede interesar: