pop

¿Qué es el síndrome de la hendidura y por qué el coronavirus lo desencadenó?

olfato hendidura olores coronavirus 2020
MULTIPLE COPYRIGHT-HOLDERS

La evolución del coronavirus continúa intrigando a la comunidad científica. Más allá de los rebrotes y las repercusiones económicas que representa a nivel social, el virus por sí solo continúa manifestando diferentes síntomas y secuelas en quienes se enfrentan a él.

En meses pasados, las redes sociales y las revistas científicas a la par, hablaban de una secuela permanente o de largo plazo en pacientes recuperados de COVID-19: perder el olfato.

pruebas de coronavirus en grecia aeropuerto
Milos Bicanski/gettyimages

Las complicaciones respiratorias que acarrea el coronavirus, mantienen a los especialistas en constante monitoreo de quienes han logrado vencer la enfermedad. El hecho de perder el olfato (y en ocasiones hasta el gusto) de forma permanente, comienza a tener sentido para quienes son especialistas en neumología.

En este punto, un artículo de The Conversation publicado por la doctora Jane Parker —profesora asociada de química en la Universidad de Reading— y el doctor Simon Gane — rinólogo de la Universidad de Londres— explica que los pacientes con coronavirus pueden experimentar el síndrome de la hendidura. Cuanto más tiempo duren con la enfermedad en su cuerpo, más potente será el efecto de dicha secuela.

cubrebocas ninos covid 19 2020
Ezra Acayan/Getty Images

El síndrome de la hendidura ocurre cuando existe tejido inflamado en el tracto respiratorio (con frecuencia, por motivos post-operatorios.) Es aquí cuando el moco bloquea la hendidura olfatoria, la parte de la nariz responsable de percibir olores.

En casos con el síndrome activo, los aromas no pueden llegar a las neuronas olfativas. Por norma general, una vez que la inflamación de un paciente disminuye, el tracto se abre camino hacia sus neuronas olfativas, y debe comenzar a oler nuevamente (una o dos semanas más tarde.)

dor cabeca nariz sinusite 0217 1400x800
Voyagerix/Shutterstock

No obstante, una respuesta inflamatoria más agresiva puede causar daño tisular, dejando a los pacientes sin su sentido del olfato durante 30 días o más.

Dado que el coronavirus invade el cuerpo al engancharse a los receptores celulares llamados ACE2, la investigación de Parker y Gane sugiere que las personas con más receptores ACE2 tienen un mayor riesgo de infección grave, y por lo tanto, de desarrollar un nulo sentido del olfato por más tiempo.

nariz entupito remedio 0217 1400x800
Ruslan Guzov/Shutterstock

En numerosos estudios alternos respecto al olfato de los contagiados con COVID-19, el virus parece invadir las células cercanas que apoyan las neuronas olfativas. El daño a estas células, provoca inflamación en la nariz y puede inhibir el sentido del olfato del paciente, aún cuando no haya síntomas de congestión.

Para Parker y Gane aún quedan análisis por hacer, pero tienen un posicionamiento partidario: en promedio, el 53% de los pacientes con coronavirus que ellos monitorearon tenían disfunción olfativa.

cheirar olfato cheiro 0917 1400x800
solar22/Shutterstock

Algunos de los pacientes diagnosticados, tenían además problemas para saborear. En esta vertiente, aún quedan estudios posteriores para determinar cómo el COVID-19 perjudica las vías gustativas (aunque estén estrechamente relacionadas al olfato.

hombre sentido del olfato sintoma covid 1365602690
fizkes vía Shutterstock

En sus conclusiones, los investigadores apuntan a que aunado al síndrome de hendidura, otros individuos con COVID-19 pueden desarrollar parosmia, es decir, un sentido del olfato distorsionado (convertir aromas agradables en malos olores.) Sin embargo, no existen reportes a largo plazo de dicha condición.

Ve también: