pop

Yalitza Aparicio ya es columnista del New York Times y su primer texto es inspirador

untitled design 32
Photo by Amy Sussman/Getty Images

Yalitza Aparicio sigue triunfando en 2020 y su última colaboración con una de las más importantes publicaciones en el mundo lo demostró.

Y lo mejor, sigue combatiendo el racismo y la discriminación.

La actriz compartió vía redes sociales su más reciente proyecto con el que pretende ayudar a la sociedad a combatir el racismo.

Aparicio colaboró con el periódico estadounidense The New York Times en un texto acerca de la importancia del arte.

El texto que escribió Yalitza para la publicación es parte de la colección de ensayos The Big Ideas (Las grandes ideas), en la que artistas, escritores y pensadores responden a la pregunta:

¿Por qué importa el arte?

Aparicio relató cómo su participación en la película Roma desató todo un movimiento:

«Nunca pensé que una película pudiera promover la conciencia social y el cambio. Pero cuando el director Alfonso Cuarón lanzó su filme Roma en 2018, conmigo en el papel protagónico, eso fue exactamente lo que pasó.

De pronto, las personas en mi país de origen, México, tocaron temas que durante años fueron tabú: racismo, discriminación hacia las comunidades indígenas y especialmente sobre los derechos de las trabajadoras domésticas»

Y gracias a esta serie de eventos y su participación en la galardonada película, Yalitza apreció aún más la importancia del arte:

«El arte arroja una luz en los temas urgentes, necesarios y en ocasiones dolorosos que no siempre son fáciles de abordar, porque como sociedad no hemos sido capaces de entenderlos.

El arte muestra nuestra realidad de una forma brutal, una realidad que es compleja, diversa y a veces injusta, pero también presenta la asombrosa oportunidad de dar voz a los que no la tienen y visibilidad a los que no son vistos».

La estrella también reveló que por poco pierde la oportunidad de protagonizar la película:

«Hace cuatro años, cuando el casting para Roma llegó a mi ciudad, Tlaxiaco, en el estado de Oaxaca, al sur de México, casi no asisto a la audición. La industria del filme era ajena a mi.

Cuando era niña, no podía identificarme con las personas que veía en las películas. Los actores y actrices no eran como las personas que yo conocía y sus historias sucedían en mundos alejados del mío.

Como adulto, estudié para para ser maestra y nunca pensé en convertirme en actriz».

«Por fortuna, asistí a la audición y las cosas cambiaron muy rápido para mi. Fui elegida para el rol de Cleo en Roma y eventualmente fui capaz de llevar a las pantallas de todo el mundo un personaje que representaba a las personas que no habían sido vistas: mujeres mixtecas que trabajan como sirvientas».

Y el tema de la discriminación también fue parte central de su contribución:

«A pesar que la discriminación no se habla mucho en México, es un problema muy real… Yo la experimenté de primera mano.

Después de ser nominada a un Premio Oscar por interpretar a Cleo, comentarios racistas circularon en redes sociales. Se cuestionó por qué fui nominada, haciendo referencia a mi trasfondo social y étnico.

Una mujer indígena no era digna de representar un país, dijeron algunos. Fue difícil para mí ver y escuchar este tipo de declaraciones. Pero otras conversaciones sucedieron debido a ellas.

Eventualmente, la discusión subrayó la importancia cultural y política de la diversidad en la sociedad, las artes y los medios».

Cleo tuvo un gran efecto en mi vida: estoy usando mi recién descubierto activismo para mejorar las condiciones sociales en México y promover la diversidad.

Puedes encontrar el texto completo de Yalitza en el sitio oficial de The New York Times.

También te puede interesar: